cine

MUNDO GRÚA

Pablo Trapero

Sin votos aún
  • Para más información: www.casamerica.es/?q=cine/mundo-grua
  • Para más información: www.casamerica.es/?q=cine/mundo-grua
  • Para más información: www.casamerica.es/?q=cine/mundo-grua
  • Para más información: www.casamerica.es/?q=cine/mundo-grua
  • Para más información: www.casamerica.es/?q=cine/mundo-grua

Proyección de la película Mundo grúa, de Pablo Trapero, el miércoles 18 de septiembre de 2013. El filme se enmarca en el ciclo '20 años de cine iberoamericano'. Casa de América presenta, dentro de esta muestra,  veinte grandes películas del cine iberoamericano, exhibidas en su sala de cine a lo
largo de las últimas dos décadas y con motivo de su vigésimo aniversario.

Argentina 1999 / 90’ / TP

Selección Oficial - Festival de Venecia, 1999.

Dirección y guión: Pablo Trapero.
Intérpretes: Luis Margani, Adriana Aizemberg, Graciana Chironi, Daniel Valenzuela, Roly Serrano, Federico Esquerro, Alfonso Rementería, Alejandro Zucco.
Sinopsis: Rulo, un operador de grúas de cincuenta años, carga con dignidad el peso de una vida con demasiados sinsabores y algunos fugaces momentos de gloria. Hoy, divorciado y con un patético pero querible hijo adolescente a su cargo, trata de sostener su miserable departamento y luchar contra la amenaza del desempleo. Comienza una historia de amor con Adriana durante la cual conoceremos el pasado exitoso de Rulo como bajista de una famoso grupo de rock de los años setenta, conocido por el tema Paco Camorra.

Fecha: miércoles 18 de septiembre de 2013.
Hora: 19.30.
Lugar: Cine Casa de América.
Entrada libre hasta completar aforo.
 

Pablo Trapero (San Justo, Prov. Buenos Aires, Argentina, 1971)

Director, guionista y productor.

Graduado de la especialidad de dirección en la Universidad del Cine (FUC), de Buenos Aires.

Estrena en 1999 su primera película Mundo grúa, con la que participa en el Festival de Venecia iniciando un recorrido de festivales y obteniendo numerosos premios internacionales. En 2000 realiza el mediometraje Naikor que obtieneun premio otorgado por el Hubert Bals Fund y en paralelo comienza a trabajar en su segundo largometraje, El bonaerense, el cual se estrena en el Festival de Cannes en 2002, con muy buena recepción de la crítica y el público. En ese mismo año funda la compañía de producción Matanza Cine.

En 2003 produce el documental Ciudad de María, de Enrique Bellande, realizado con el aporte del Jan Vrijman Fund y realiza y produce el telefilme documental Sarasa. También en 2003 coproduce y estrena comercialmente La mecha de Raúl Perrone, presentada en el Festival de San Sebastián.

En 2004 vuelve al Festival de Venecia con su tercera película, Familia rodante, comenzando así un amplio recorrido de festivales. En 2005 produce Géminis, de Albertina Carri, película que clausura el BAFICI e inaugura su lanzamiento mundial en el Festival de Cannes de ese mismo año. Paralelamente realiza dos coproducciones con Latinoamérica: Mi mejor enemigo, de Alex Bowen (coproducción chileno-argentino-española) y Dí buen día a papá (coproducción boliviano-cubano-argentina) dirigida por Fernando Vargas Villazón, ambas estrenadas comercialmente.

En 2006 estrena Nacido y criado su cuarto largometraje como director, selección oficial del Festival Internacional de Roma, con excelentes críticas, y MBYA, tierra en rojo, documental dirigido por Philip Cox y Valeria Mapelman (coproducción entre Argentina y UK).

En 2007 realiza como director Intersecciones, un telefilm documental en cárceles de la ciudad; produce La rabia, cuarto largometraje de la directora Albertina Carri, estrenado en el Festival de Berlín y Leonera, su quinta película como director, estrenada en la sección oficial del Festival de Cannes.

En 2010 coproduce Excursiones, la tercera película de Ezequiel. En ese mismo año participa en la sección oficial del Festival de Cannes con Carancho, su sexta película como director, guionista y productor, que es la película argentina más taquillera de 2010.

En 2011 dirige, junto a otros los directores Laurent Cantet, Benicio del Toro, Julio Medem, Gaspar Noé, Elia Suleiman y Juan Carlos Tabío, uno de los cortos de 7 días en La Habana. Al mismo tiempo, estrena como productor el segundo largometraje de Santiago Palavecino, La vida nueva y planea estrenar Caito, opera prima de Guillermo Pfening.

En 2012 concluye Elefante blanco, selección oficial del Festival de Cannes (Un Certain Regard), protagonizada por Ricardo Darin, el actor belga Jérémie Renier y Martina Gusman, que superó los cincuenta mil espectadores en Argentina.

 

Selección Oficial - Festival de Venecia, 1999.

Dirección Pablo Trapero.

Producción Cinematográfica Sargentina.

CoproducciónLita Stantic Producciones.

Producción ejecutiva Pablo Trapero.

Productor asociado Lita Stantic.

Guión Pablo Trapero.

Fotografía Cobi Migliora.

Dirección artística Andrés Tambornino.

Montaje Nicolás Goldbart.

Sonido Catriel Vildosola.

Música Tema Corazón de oro, vals de Francisco Canaro.

IntérpretesLuis Margani, Adriana Aizemberg, Graciana Chironi, Daniel Valenzuela, Roly Serrano, Federico Esquerro, Alfonso Rementería, Alejandro Zucco.

Principales premios y distinciones

Premio de la Semana de la Crítica
Muestra Cinematográfica de Venecia. Italia, 1999.

Premios al Mejor Director, al Mejor Actor y Premio de la Organización Católica Internacional del Cine y el Audiovisual (OCIC).

Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente (BAFICI). Argentina, 1999.

Premio Especial del Jurado.
Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano. La Habana, Cuba, 1999.

Premio a la Mejor Película (Tiger Award).
Festival de Cine de Rotterdam. Holanda, 2000.

Premio a la Mejor Película.
Encuentros de Cines de América Latina de Toulouse. Francia, 2000.

Premio a la Mejor Película.
Festival de Cine de Friburgo. Suiza, 2000.

Nominada a los Premios Goya a la Mejor Película Extranjera de Habla Hispana.
Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, 2000.

"Una de mis películas favoritas es Tiempos modernos que, yo no había notado que tiene muchos puntos de contacto con Mundo grúa: el desempleo, el trabajo con las máquinas, el humor en medio de una situación tan dramática. Fue gracias a Tiempos modernos que sentí deseos de hacer cine de verdad".

Para muchos (locales) Mundo grúa es una comedia ligera. Para otros (visitantes) es un film social y un drama. Es bueno que sea así (aunque estas miradas se quedan cortas), que un referente del nuevo cine argentino sea una película que funciona con la audiencia pero admite interpretaciones tan diversas. También que sea un film personal, con pocas referencias, que desafía el encasillamiento.

Pero es mejor que Mundo grúa tenga una densidad poética cuyo único antecedente local son los films de Leonardo Favio. Con muchos elementos documentales, en particular con su angélico, alucinado protagonista, el film de Trapero escapa de las redes del realismo sin dejar de ser preciso en sus observaciones. Hay en Mundo grúa algo radicalmente nuevo: una visión que se manifiesta en la relación entre objetos y personajes y que obedece a parámetros muy distintos de los de las ficciones argentinas. Un vuelo (no el vuelo banal, metafórico, grosero del mal cine) que arranca de claves ínfimas con el cariño doméstico, el interés por los objetos mecánicos, los ritos más automáticos de la solidaridad y el amor, y se remonta hasta un desordenamiento del mundo.

Aunque cada elemento del film es familiar, una sutil diferencia en la acentuación de sus funciones prescriptas y un ligero corrimiento de las características que les atribuye el naturalismo contribuyen a resignificar la cotidianeidad, a convertirla en un lugar misterioso (notemos que el cine argentino procede a la inversa y describe un mundo molesto y archisabido, en el que el director es el eterno encargado de subrayar su sordidez y prescribirle soluciones). El Rulo, armado apenas con una bondad auténtica, que desafía toda interpretación psicológica, es un viajero en el tiempo, el explorador de una realidad que encuentra absurda, como si estuviera ante una máquina descompuesta. Pero el Rulo no actúa como la voz del director, sino como su guía, su herramienta de descubrimiento. Y ése es el signo más interesante del cine de Trapero: una búsqueda más que una exposición de certidumbre, un olfato para encontrar películas donde no se las espera, una intuición de cineasta que desconoce el camino pero confía en su brújula.

Quintín
(Argentina)
Miradas: el cine argentino de los noventa (Ed. Casa de América & AECI. Madrid, 2002)