cine

EL PROFESOR DE VIOLÍN

Sergio Machado

Sin votos aún

Proyección de la película El profesor de violín/Tudo que aprendemos juntos, de Sergio Machado, dentro de la programación regular.

Estreno Mundial en el Festival de Locarno, Suiza, 2015.

Brasil, 2015 / 92’ (+12) / v.o.s.e.

Dirección: Sergio Machado.
Intérpretes principales: Lázaro Ramos, Kaique Jesús, Elzio Vieira, Sandra Corveloni, Fernanda de Freitas.
Sinopsis: Sâo Paulo, años noventa. Laerte, un violinista de gran talento, da clases de música a adolescentes de una escuela pública en Heliópolis, un barrio de una zona deprimida de São Paulo, tras ser rechazado en la prestigiosa Orquesta Sinfónica del Estado.A pesar de las dificultades, el poder transformador de la música y la amistad que surge entre el profesor y sus alumnos les abre las puertas a un nuevo mundo. Inspirada en la verdadera historia de la orquesta creada por el maestro brasileño Silvio Bacarelli en los años noventa, que consiguió estimular la inclusión social y cultural de los jóvenes en la favela más grande de São Paulo, más conocida como Heliópolis.

Fecha: los jueves, viernes y sábados del 9 al 24 de febrero de 2017.
Hora: 20.00.
Lugar: cine de Casa de América. Sala Iberia.

2885 Iberia

 

 

 

Aforo: 90 localidades.
Entradas:
General: 5 euros.
Entradas con descuentos:
2,50 € Usuarios de la tarjeta DMM.
3 € Mayores de 65, carnet joven, empleados de Telefónica e Iberia y titulares de Iberia Plus e Iberia Singular.
1 € Desempleados. Imprescindible presentar acreditación.
Taquilla: En el Punto de Información (Plaza de Cibeles s/n). De lunes a viernes de
10.00 a 15.00, y de 16.00 a 20.00. Sábados de 19.00 a 20.00.

Venta anticipada exclusivamente de lunes a viernes.
Se acepta el pago con tarjeta, para compras superiores a 7,99€.

Dirección: Sergio Machado
Producción: Gullane Films
Productores: Fabiano Gullane, Débora Ivanov, Gabriel Lacerda, Caio Gullane Coproductores Ricardo Aidar, Sergio D’Antino
Productores ejecutivos: Caio Gullane
Guión: Maria Adelaide Amaral, Marcelo Gomes, Sérgio Machado, Marta Nehring, inspirados en la obra Acorda Brasil de Antonio Ermírio de Moraes
Fotografía: Marcelo Durst, ABC
Dirección artística: Valdy Lopes
Montaje: Márcio Hashimoto Soares
Sonido: Armando Torres Jr.
Música Silvio Baccarelli, Felipe de Souza, Alexandre Guerra, Edilson Venturelli
Intérpretes principales: Lázaro Ramos, Kaique Jesús, Elzio Vieira, Sandra Corveloni, Fernanda de Freitas.

 

Director y guionista.

Sérgio Machado empezó realizando películas en 1993, con el cortometraje Troca de cabeças. En 1995 comenzó a colaborar con Walter Salles, como ayudante de dirección en Central do Brasil (1998) yO primeiro dia (1998) y como guionista en Abril despedaçado (2001). Machado también coescribió el guión de Madame Satã (Karim Aïnouz, 2002). En 2001 dirigió el documental Onde a terra acaba, sobre el realizador Mario Peixoto, galardonado en numerosos festivales de cine entre ellos, Biarritz, La Habana y Río. En 2005 realiza su primer largometraje, Cidade baixa, con el que ganó más de treinta premios nacionales e internacionales, entre los que destaca el Premio de la Crítica Joven en el Festival de Cannes. En 2007 dirigió y coescribió, con Karim Aïnouz, la serie de televisión Alice para HBO. En 2009, adaptó y dirigió la novela de Jorge Amado, Quincas Berro D’agua. En 2015 codirigió, con Fernando Coimbra, el documental Aqui deste lugar. Su último largometraje, como director y guionista, es El profesor de violín (2016).

Soy hijo de músicos y pasé parte de mi infancia rodeado de una orquesta. Mi padre tocaba la tuba y el piano, y mi madre el fagot en la Orquesta Sinfónica de la Universidad de Bahía. Ambos eran estudiantes y no podían permitirse una niñera, así que crecí entre instrumentos escuchando música clásica. De hecho, yo estudié piano y violín, pero nunca me lo tomé en serio debido a mi escaso talento musical.

La película me ha traído muchos recuerdos que estaban borrosos y se trata sin duda de un homenaje a mis padres.

También es un proyecto personal porque me siento muy identificado con el dilema del personaje, un violinista que sufre una crisis nerviosa en una audición y se enfrenta a la posibilidad de no poder dedicarse a lo que lleva preparándose toda la vida.

Pude avanzar en la escritura del guión cuando comprendí cuánto tenía en común con Laerte. Decidí ser director de cine muy joven y nunca quise ser otra cosa. Tengo miedo a no poder volver a hacer una película algún día y eso es lo mismo que siente el protagonista.

(...)

Pero estaba claro que una sola película no podía mostrar la inmensidad de un proyecto que ha sabido ofrecer formación musical a miles de adolescentes que viven en situación de vulnerabilidad social. En el guión definitivo, la película terminó siendo una mezcla de la historia de la creación del Instituto Baccarelli, de la obra Acorda Brasil, de Antonio Ermírio de Moraes, y de mis propios asuntos personales.

(...)

No me hago ilusiones de que esta película -ni ninguna otra- sea capaz de cambiar la realidad de un país. Pero sí creo que puede fomentar el diálogo sobre el papel de las artes en el desarrollo de nuestros jóvenes. En la última década, Brasil ha hecho grandes progresos en una distribución de la renta más equitativa, pero no ha ocurrido lo mismo en el campo de la educación y el acceso de la cultura.

El cine ha reflejado muy bien nuestros infortunios. La violencia y las diferencias sociales son temas clave del drama que vive Brasil. Películas como Ciudad de Dios: Diez años después, Carandiru y Tropa de élite han mostrado al mundo nuestras cicatrices. Cuando me invitaron a dirigir El profesor de violín pensé que también era importante dar voz a esas personas que buscan nuevas maneras de resolver estos problemas.

Brasil está lejos de encontrar la solución a sus dilemas sociales, pero las nuevas iniciativas de los últimos años indican que la mejor manera de hacer frente a la violencia y a la desigualdad es a través de la cultura y la educación. Así que me pareció importante hablar de ese tema. Puede que las películas no tengan el poder de cambiar la realidad, pero algunas películas importantes se han hecho con esa finalidad.

(...)