cine

NOSOTROS, LA MÚSICA

Rogelio París

Sin votos aún

Proyección de la película Nosotros, la música, de Rogelio París, como parte del programa 'Espejos firmados' dentro de DocumentaMadrid 2019, la XVI Festival Internacional de Cine Documental. Presenta la película Pavel Giroud, director de cine y guionista.

Cuba, 1964 / 66’ (TP).

Dirección: Rogelio París.
Sinopsis: Largometraje que mezclalos recursos del free-cinema y de la revista musical, dando un panorama rico y variado de la música, el canto y los bailes más populares de la Isla. Este recorrido permite apreciar a Bola de Nieve, Elena Burke y Celeste Mendoza, magnífica intérprete de los ritmos afro-cubanos, la rumbera Ana Gloria, la Orquesta de Chapottín, la Charanga Francesa, el Septeto de Ignacio Piñeiro con una pareja de bailes y una “descarga” de jazz por el Quinteto Instrumental de Música Moderna. Intervienen el Conjunto Folklórico Nacional, el Orilé y la Comparsa del Cocuyé, de Santiago de Cuba, donde arrastra tras de sí una multitud contagiada por el extraordinario ritmo.

Fecha: 17 de mayo de 2019.
Hora: 19.30.
Lugar: cine Casa de América. Sala Iberia.

5510 Iberia

 

 

Aforo: 90 localidades.
Entrada libre hasta completar aforo.
Las entradas se distribuirán, en el Punto de Información, una hora antes del comienzo de la proyección.

5511 Casa de América

Dirección: Rogelio París
Producción: ICAIC.
Productor: Humberto Hernández.
Guion: Rogelio París.
Fotografía: Antonio Rodríguez (Tucho).
Montaje: Nelson Rodríguez.
Sonido: Eugenio Vesa, Ricardo Istueta, Emilio Ramos.
Asesor musical: Odilio Urfé.
Música: José Urfé, Moisés Simons, Eliseo Grenet, Ignacio Piñeiro, Platanito, Tollán Anezaga, Sabás Nápoles, Rolando Gómez.

Rogelio París (Cuba, 1936-2016)

Director y guionista.

Estudió Derecho e Historia en la Universidad de La Habana y cursó estudios en la Escuela Profesional de Publicidad. En 1959 comenzó a trabajar como director y guionista de programas dramáticos y musicales para la televisión. En 1964 ingresó en el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) como director de documentales. En ese mismo año realizó su ópera prima Nosotros, la música. Posteriormente dirigió otros documentales, entre ellos: Posición 1 (1967), Del Escambray,el campesino (1972), No tenemos derecho a esperar(1972), La batalla del Jigüe (1976), Algo más que una medalla (1982), Canto a la vida (1983) y La huella del hombre (1985). Su vasta filmografía incluye también los largometrajes de ficción: Patty-Candela (1976), Leyenda (1981), codirigido con Jorge Fraga, Caravana (1990), en colaboración con Julio César Rodríguez y Kangamba (2008). Ejerció la docencia como maestro titular de Dirección de Cine en la Facultad de Cine, Radio y Televisión del Instituto Superior de Arte (ISA), institución que en 2009 le confirió el título de Profesor de Mérito.

Nota del director 

Modestamente, pretendí recrear -a nivelde lenguaje cinematográfico- lo más significativo de la música popular de los años sesenta. Me equivoqué: no solo recreé lo más significativo, sino además, Nosotros, la música refleja la esencia de la cultura popular cubana de esa época. A lo mejor, la música-como los vinos de marca- mientras más vieja, mejor. ¡Quién lo sabe! Nosotros, la música, nacida en 1964, todavía baila y danza. Mamma natura, desde la infancia me premió con una particular sensibilidad musical. Además, tuve (tengo), un grupo de maestros de música que me encaminaron y orientaron, evitando toda falsa dicotomía entre música culta y popular. Sencillamente sólo reconozco los dos tipos de música: la buena y la mala. Mi permanente homenaje a Odilio Urfé, Leo Brouwer, Julio García Espinosa, Carlos Fariñas y muchos, muchos más… y a CMBF. Por último, y no por eso menos importante: al cubano. El pueblo cubano, con su sabia infinita y rica cultura popular musical -siempre en desarrollo- ha sido el mejor profesor, en mis puestas en escena en televisión, en mis espectáculos teatrales y en mis películas musicales. Esta triada de elementos, dieron origen a mi ópera prima. Muchos críticos y especialistas -nacionales e internacionales- afirman que mi película, a varias décadas de su estreno, ha desbordado, con creces, el discurso musical para tornarse un testimonio histórico cultural de una época.

 

Nota del curador

Nosotros, la música es un espectáculo para los sentidos, no sólo por esa explosión de ritmos o las imágenes de tantos artistas. Por momentos, transmite la sensación de que nos arrastran a un baile e incluso de oler el sudor de quienes arrollan en una comparsa. Fue el bautismo de fuego para todos los participantes. Ningún crítico criollo ni extranjero advirtió en su estreno su trascendencia. Cómo Rogelio París pudo seleccionar aquellos exponentes más representativos del riquísimo catálogo de la música cubana que aún vivían, es un enigma que nunca reveló. La Cinemateca de Cuba lo redescubrió casi cuatro décadas más tarde. Gocemos del estilo irrepetible de Bola de Nieve o esa Celeste Mendoza, reinando con su guaguancó en un solar habanero.

-Luciano Castillo, crítico e investigador. Director de la Cinemateca de Cuba-