Este mes

Iberoamérica emprende y en este blog toma la palabra. Son los propios emprendedores quienes nos cuentan su proyecto, con sus palabras y con sus imágenes. Ideas de todo tipo que se ven convertidas en realidad gracias al esfuerzo de hombres y mujeres. Iberoamérica emprende y en este blog viajaremos por distintas iniciativas y países. Un recorrido en el que tú puedes participar, leyéndolo, siguiéndolo, o creándolo. Si quieres ser uno de los blogueros que explica su proyecto escribe a [email protected] Porque Iberoamérica emprende y nosotros queremos demostrarlo.

Otros blogueros

0

Virtudes y Personalidad: La clave para presentar tus proyectos

Mis presentaciones como emprendedora
La verdad es que lo de las presentaciones no se me daba muy bien, pero cuando he tenido que hacerlo me ha salido de lo mejor, por lo menos para mí han sido un éxito y te cuento la razón. Primero porque he aceptado que soy diferente al resto, lo que hace desaparecer el temor y el miedo escénico; entonces he decidido ser yo, adapto algunas técnicas y me lanzo con mi discurso. Pero lo más importante y lo que nos garantizará el éxito de nuestro speech es que ese proyecto forme parte de ti, de tu vida, de tu proyecto sentido, son de esas cosas que te inspiran y sólo por el hecho de ser tus creaciones, ya la presentación es un éxito.

Y si con todo esto no te es suficiente y aún crees que necesitas detalles, me puedes escribir y preguntar, muchas veces los emprendedores sólo necesitamos que alguien igual que nosotros nos cuente su experiencia y nos diga que ellos también tienen miedo escénico, o que tampoco saben mucho de finanzas, ni de programación, pero entre iguales nos entendemos y podemos avanzar. No dudes en escribirme, que tengo otras historias anecdóticas para que veas que todos cometemos errores, pero también resolvemos y triunfamos.

Por mi parte te cuento, que entre el cole y la universidad tuve que ajustarme el cinturón y no me quedó de otra que subir y hacer esas presentaciones, recuerdo que al terminar la carrera, una compañera me dijo que yo era la reina de la improvisación, pues sí, y además tengo memoria de pez sobre todo con cosas tan metódicas. Era necesario resolver y no te puedo contar la cantidad de barbaridades, que además decía con actitud y reflejaba tal seguridad que lograba mi objetivo, bueno, sólo era la universidad, evaluaciones, unos créditos de más o de menos, no era mi proyecto de vida en forma de startup.

Lo que hago para pulir mis presentaciones y empoderarme frente al público
Imito a la gente que me gusta: una buena técnica que te ayuda a generar confianza es hacer el tonto, cantar, bailar, y contar chistes frente a tus amigos y en reuniones familiares. Imitar a un cantante o algún personaje que admires, te garantizo que te ayudará a ganar confianza en ti mismo.

Me grabo podcast y vídeos
Algo que funciona muy bien es grabarme para luego escucharme y poder hacer algunas correcciones de muletillas, palabrotas y proyección de la voz, al igual que hacer vídeos, repetir y ensayar tu speech, tu presentación. En mi caso es que me parto de la risa y me gusta tanto hacer la tonta que a veces pierdo mucho tiempo, pero seguramente tú seas un poco más serio que yo. La verdad que me funciona ya que identifico algunas fallas y veo malas posturas, puedo darme cuenta de los modismos, muletillas y otra cantidad de detalles.

Importante no exagerar con repeticiones y ensayos, esto volverá tu presentación algo teatral, lo mejor es ser natural, ensaya, pero se comedido, para que no se vea automatizado, todos tenemos nuestra personalidad y eso le da un toque especial, sobre todo si sabemos cuáles son nuestras virtudes y cualidades.

Hago yo misma mis presentaciones
Importantísimo que hagas tu mismo tus presentaciones, léelas, plásmalas, escríbelas, la mejor manera de manejar un proyecto es hacerlo, hay emprendedores que contratan personas para hacer unas presentaciones muy chulas, perfectas pero que a la hora de subir al escenario no tienen sentido.

Recuerda que puedes escribirme, preguntarme a [email protected], te diré cosas tan simples como, el miedo no es para tanto, a veces conversar con alguien que haya pasado por eso te genera la confianza que necesitas.

¡Recuerda que las cosas son mejores cuando las compartimos!