sociedad

Mujeres en guerra

Mujeres en guerra

Teatro y presentación

Obra de teatro y presentación alrededor de Las mujeres en la guerra.

La obra:

Mujeres en guerra es un monólogo basado en el libro Premio Planeta de Periodismo del mismo nombre de la escritora y periodista Patricia Lara. La pieza recoge cuatro testimonios de mujeres colombianas que han padecido la guerra y que con su valiente y conmovedor ejemplo nos dan una voz de esperanza; mujeres que expresan a través de la elocuente voz femenina ese ferviente deseo de un país mejor que anida en todos los colombianos.

Son ellas: Dora Margarita, ex guerrillera; Chave, directora del área social de las Autodefensas; Juana Sánchez, campesina desplazada a quien un buen día le toca abandonar su tierra y hacinarse en la ciudad con su familia; y Margoth de Pizarro, esposa de almirante, madre de tres guerrilleros. Cuatro mujeres entrelazadas por el mito de los indígenas Kogi sobre la creación que en breve nos expresa: en el principio estaba el mar que era la madre, damos vueltas, lloramos, reímos, y volvemos a la madre.

La actriz entra al escenario con un canto, y con cantos de múltiples orígenes, las palabras, los zapatos y algunos detalles distintivos de cada personaje, sin salir de escena durante hora y veinticinco minutos, nos teje un mundo escénico y metafórico reflejo de un vibrante mundo real.

El teatro como espacio para llorar nuestros muertos y para soñar con un país mejor, para encarar a través de su belleza el horror de la violencia sin bajar los ojos. Alimento para el espíritu tan necesario como el pan.

No hay tregua, la obra conmociona, toca, envuelve, ilusiona. Imaginación y realidad se funden en este montaje dirigido por Fernando Montes, formado en Italia con el maestro Jerzy Grotowski, protagonizado por Carlota Llano, actriz colombiana especializada en Londres, quienes nos regalan una puesta en escena que se ha presentado con inmensa acogida en su país más de 250 veces y en España, Grecia, USA, Francia, Venezuela, Honduras, México, Uruguay, Panamá, entre otros muchos países.

Actriz: Carlota Llano (Colombia).
Participan:Patricia Lara (Colombia), escritora y periodista, Premio Planeta de Periodismo por el libro Las mujeres en la guerra; Miguel Bastenier (España), periodista de El País, experto en temas de política Internacional; Pedro Medellín (Colombia), politólogo, doctor en Ciencias Políticas de la Universidad de París.

Fecha: 29 de junio de 2011.
Hora: 19.30.
Entrada libre hasta completar aforo.

Mujeres en la guerra, de Patricia Lara. Con Carlota Llano como actriz y dirección de Fernando Montes.

Sobre la obra

¿Qué tenemos para decir nosotros los artistas en este oscuro momento, e inmersos como todos en una cruda realidad? ¿Cómo podemos poner nuestro granito de arena desde nuestro arte para construir una sociedad mejor? ¿Cómo ayudar y ayudarnos a vislumbrar esa  luz al final del túnel?

Con estas preguntas a flor de labios, de piel y de corazón, nos topamos con estos testimonios de vida recogidos por Patricia Lara en su valioso libro, Las mujeres en la guerra, un verdadero acto de paz. Testimonios que tienen mucho qué enseñarnos, que nos dan ejemplo de valor, de esperanza, de anhelo de vida, que nos dicen que en nuestra gente están las respuestas. Escogimos cuatro magníficas y valientes mujeres - muy difícil elección- , entre las diez que cuentan sus historias en el libro:

Dora Margarita, la guerrillera: "Si antes de empezar a matarnos tuviéramos la oportunidad de conversar, si fuéramos capaces de ver al ser humano que hay detrás del hombre armado de enfrente, si pudiéramos comunicarnos pararíamos la guerra y rescataríamos el país".

Chave, de las autodefensas: “Mi mejor amiga en la cárcel ha sido la esposa de un comandante de las FARC, es muy solidaria y tolerante. Ambas sabemos que estamos en guerra, afuera ella sería un blanco militar, ella me ha dicho que si le tocara tendría que matarme… A mí pocas cosas me parecen malas en la vida, me parece malo matar.”

Juana, madre desplazada: " Yo sólo le pido a Dios que me deje vivir hasta que mis hijas se puedan defender solitas y le pido que haya paz en el país, y que se acaben los grupos armados; ellos son los del conflicto, pelean por el poder. Pero los que pagamos el pato somos los que no tenemos que ver con eso. Los que no somos ni agua ni pescado.”

Margot, la madre: “Pienso que el destino de cada ser está marcado... Lo grandioso de mi hogar, siendo Johny militar, ha sido el respeto por mis hijos... El Señor me dice que la vida no es fácil, que hay que tener coraje, que a eso vinimos."

Testimonios de mujeres que han perdido sus seres amados y su sitio en el mundo, y rebozan de amor y solidaridad. A través de ellas tratamos de enlazar esa alma de mujer que a pesar del sufrimiento y el dolor, cree en un país mejor para las futuras generaciones, sueña con unos niños creciendo en el respeto por el otro. Testimonios que iluminan la salida. Pedazos de realidad que el arte no puede cambiar. Pero en los cuales sí podemos buscar una metáfora que nos incite a la reflexión.

Nos ayuda un árbol metafórico concebido por la pintora Cristina Llano donde se abrazan las cuatro mujeres: Margarita cerebro, Chave energía, Juana entrañas, Margot corazón. Abrazos, una de las constantes en sus testimonios. Abrazos, formas plenas del amor y la solidaridad. Abrazo dador de luz  y fuerza.

El poder evocador de las palabras de nuestras mujeres; el canto de nuestras gentes y de gentes de otros lares que desde siempre ha movido montañas; un mito sobre la creación de nuestros ancestros los indígenas Kogi recogido por el maestro Reichel Dolmatoff, en el que ellos con su inmensa sabiduría nos repiten “Al principio sólo estaba la madre... Ella era espíritu de lo que iba a venir y ella era pensamiento y memoria... el mar era la madre”, Coplas de Manrique a la muerte de su padre, y nuestros deseos de buenos vientos, son las otras herramientas. Homenaje y petición a Yemayá, la diosa del mar y de la mujer, nuestro final. Mujer, principio de vida, mujer fuerza y sostén, mujer esperanza.

 

                                                                                  Carlota Llano - Fernando Montes

Textos y canciones

  • Textos de los cuatro personajes: edición de sus testimonios extraídos del libroLas mujeres en la guerra  de Patricia Lara, Editorial Planeta 2000.
  • Textos de la actriz: extractos del mito Kogi “La Creación” sacados del libro Los Kogi de  Gerardo Reichel Dolmatoff, Procultura1985, y palabras propias.

 

Edición de las siguientes canciones:

  • Dónde están las flores, de Pete Seeger.
  • La llorona, folclor mexicano
  • Oh, hilando, folclor  chocoano
  • Al olivo, folclor español
  • Únicamente tú, de Felipe Pirela
  • Matilde Lina, de Leandro Díaz
  • Plátano maduro,  folclor costa caribeña colombiana
  • Ya se fueron por los valles de Barranca, variación de una letra de José Domingo Garzón
  • Un bergantín velero, folclor chileno, recopilación y arreglos de Violeta Parra
  • Jamaica farewell, de Lord Burgess
  • Coplas de Jorge Manrique a la muerte de su padre, versión musical de Paco Ibáñez
  • Yemayá, canto de santería cubano

 

Reparto

Autora: Patricia Lara.
Dramaturgia y edición: Carlota Llano, Fernando Montes.
Actriz: Carlota Llano.
Dirección: Fernando Montes.
Diseño escenografía: Cristina Llano.
Elaboración vestuario: Tina Neuman.
Elaboración zapatos: Alberto Hernández.
Diseño iluminación: Guillermo Pedraza.
Fotografía: Carlos Mario Lema.

La obra tiene una duración de una hora y veinticinco minutos. No hay intermedio.
 

Sinopsis

La actriz entra en escena cantando una canción en contra de la guerra. Luego nos empieza a contar un mito Kogi sobre la creación, en el que nuestros ancestros nos dicen que en el principio sólo estaba la Madre y nos revelan cómo sus hijos después de muchas luchas terminan volviendo a ella, que es principio y fin. Con este mito, la actriz entrelaza los cuatro personajes: Dora Margarita, la exguerrillera; Chave de las autodefensas; Juana Sánchez, la desplazada madre de tres niñas; Margot, esposa de almirante y madre de tres guerrilleros.
Los personajes van apareciendo en ese orden, siempre frente al público, a través de pequeños cambios de vestuario y elementos esenciales que las caracterizan, y nos cuentan sus historias con la palabra y el canto.
Margarita, paisa nacida en la pobreza y cuyo recuerdo más grabado en la memoria es el hambre, a quien un padre franciscano convence de unirse al ELN, pasa luego al M-19 y finalmente abandona desilusionada la guerrilla para dedicarse a cuidar a su mamá, y quien encuentra en la metafísica una manera de entender la vida.
La Chave resume el conflicto colombiano: ella era una antigua simpatizante de la guerrilla, quien tuvo una relación amorosa con un dirigente del Ejército de Liberación Nacional asesinado después por la misma organización. Cansada de los abusos que la guerrilla cometía con la población campesina de Córdoba, su tierra natal, participó en la formación de las Autodefensas Unidas de Colombia y dirigió el área social de ese movimiento. Estuvo presa en la cárcel de mujeres El Buen Pastor.
Juana, nacida en el campo, ha sufrido el desplazamiento por la violencia toda su vida, desde que a su papá le tocó dejar su hermosa finca cerca del río Magdalena por la llegada de la guerrilla, organización que de nuevo la forzó a abandonar la finca hecha a pulso con su primer esposo; y a quien luego las arremetidas paramilitares obligaron un buen día a salir corriendo con su segundo marido y sus niñas a rebuscarse la vida en la ciudad, donde después de mucho sufrir logra un ranchito para su familia que poco mitiga la tristeza de la pérdida de su tierrita.
Margot, nacida en el seno de una hermosa familia, hija de coronel, esposa de almirante, quien tuvo tres hijos guerrilleros y crió a tres de sus nietos, por sobre todo madre amorosa y católica practicante, quien ha vivido la muerte violenta de dos de sus hijos y un atentado a otro de ellos.

Después de encarnar los cuatro personajes, la actriz nos cuenta un episodio de su propia historia, concluye el mito Kogi, y parafinalizar la obra canta una invocación-homenaje a Yemayá, diosa del mar y de la mujer.

Ha participado en numerosos festivales internacionales: El VIII y IX Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, marzo de 2002 y 2004; en el Festival Internacional de Londrina en Brasil en mayo de 2002; en la celebración de Salamanca Capital de la Cultura 2003; en el Festival Cultural de las Olimpíadas en Grecia, junio 2004; en el Primer Festival de las Artes Escénicas de Panamá, julio 2004; en el Festival de las Artes 2005 de Cali; en el Teatro Stage Festival de New York, junio 2008, y en la XXI edición del Festival del Sur, Islas Canarias, julio 2008. Su última temporada fue en el Centro Cultural Julio Mario Santo Domingo en octubre de 2010, Bogotá.

 

 

Patricia Lara

Desde 1974 ha estado vinculada al periodismo de primera línea en Colombia. Cofundadora ese año del semanario Nueva Frontera, del cual fue gerente y jefa de redacción. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Los Andes, hizo posgrado en Periodismo y Ciencias de la Comunicación en París, y Maestría en la Universidad de Columbia, Nueva York. Fue corresponsal de las revistas Alternativa y Proceso (México), del periódico El Espectador y de la cadena radial Caracol; colaboradora de las revistas Cromos, Semana y Latin American News Letter. Desde los 80 colabora con el diario El Tiempo. Cofundadora de la revista Cambio 16, presidenta de la misma durante cinco años y directora dos años. Nominada al Premio Nacional de Periodismo CPB en 1982 por su libro Siembra vientos y recogerás tempestades; mención especial del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar en 1983 por su entrevista al senador Augusto Espinosa; en 1994 ganó, junto con Antonio Caballero y Darío Restrepo, el Premio Nacional de Periodismo CPB por su informe sobre las drogas. Premio Planeta de Periodismo 2000 por su libro Las Mujeres en la Guerra. Defensora del Lector del diario El tiempo 2003. Autora de la novela Amor enemigo, candidata a la vicepresidencia por el Polo Democrático 2005.

Sobre el libro

Las Mujeres en la guerra es la colección de verdades distintas y subjetivas que, al entrecruzarse, disparan el conflicto.
Pero este libro no muestra las verdades de los hombres, que son los que hacen la guerra, sino la verdad de quienes la sufren: las mujeres y los niños. Las mujeres no estamos hechas para la guerra. No nos sentimos cómodas en ella. Ni siquiera se sienten así las guerreras que hablan aquí. A ninguna le gustan las armas. La guerra nos la están imponiendo los hombres con su ambición de poder, su necesidad de sentirse ricos y fuertes y de afirmarse como machos. Pero ¿a dónde, señores, nos están llevando sus razones para justificar la guerra? Al triunfo de su barbarie sobre la vida, encarnada en las mujeres, los niños y la tierra. Ustedes creen que conquistan los pueblos con su poder y sus armas porque ellos les hacen creer que sí los aceptan. No, señores, los aceptan a la fuerza. Pero la fuerza no conquista. Ella, al igual que una violación, doblega y sustituye el afecto y la familia. Sepan, señores de las armas, que no los queremos. Como testimonio de su torpeza infinita está el que su principal preocupación sea defender su pedacito de poder o su porción de tierra. Pero, al paso que van, tengan la certeza de que ninguno de ustedes va a ganar la guerra y, en cambio, muy pronto terminarán de arrasar la fuente de la vida.
Al ver en San Vicente del Caguán los rostros de las mujeres de las Farc, armadas pero con miradas de niñas, y los dolores de madres compungidas por la ausencia de sus hijos, surgió la idea de hacer Las mujeres en la guerra. Los relatos retratan no solamente a las protagonistas de este libro, sino también a los hombres que hacen la guerra, con sus entrañas ensangrentadas y egoístas, sus ansias de poder y su machismo. Los hombres de las armas no son conscientes del dolor tan enorme que ellos causan. Justamente lo que pretende el libro es hacerlos conscientes de ese dolor infinito, e implorarles a las mujeres que se unan de verdad contra la guerra.
Señores de las armas: no hay razón que justifique tanto dolor... ¿No les parece suficiente el que hemos vivido? Paremos todos la guerra a cualquier precio. Miren sus frutos: véanlos retratados en el corazón de este libro. Y... acuérdense: ustedes también fueron niños.

Patricia Lara
 

CARLOTA LLANO
Magíster en Interpretación Actoral en Londres como becaria de The British Council y Magíster en Teatro y Artes Vivas de la Universidad Nacional de Colombia. Durante veintiún años miembro del Teatro Libre, donde fue actriz, directora administrativa y profesora de la Escuela de Formación de Actores. Algunos de sus personajes más recordados: Doña Carmen en La Agonía del Difunto, de Esteban Navajas; Cordelia y Regania en El Rey Lear, de Shakespeare; La Hijastra en Seis personajes en busca de autor, de Pirandello; Estelle en A Puerta Cerrada, de Sartre; Nicolasa en El Burgués Gentilhombre, de Moliére; Chirinos y Ortigosa en Entremeses, de Cervantes, Viola en Noche de Epifanía, de Shakespeare, entre muchos otros. Como directora, se destacan sus montajes de Refugio de Pecadores, de José Domingo Garzón, Seis personajes en busca de autor, de Pirandello; Entretelones, de Michael Frayn; Sueño de una noche de verano, de Shakespeare, y Cartagena de Indias, inspirada en Viña de Sergio Vodanovic (2009).
Subdirectora de Cultura del Instituto Distrital de Cultura y Turismo 98-2000. Gerente de varias empresas editoriales. Por más de 25 años profesora en diversas instituciones universitarias, fundadora de la Escuela Teatro Libre y de la Facultad de Artes Escénicas de la Universidad Pedagógica Nacional.
Actriz de los monólogos Mujeres en la guerra y A dónde el camino irá. Columpio de vuelo, su última obra interdisciplinar, fue su tesis de grado en la Maestría Interdisciplinar en Teatro y Artes Vivas de la Universidad Nacional de Colombia en agosto 2009 y es obra ganadora de la beca de circulación para obras unipersonales de la Secretaria de Cultura 2010.
Interpreta a Martina en la película Del amor y otros demonios, basada en la novela homónima de Gabriel García Márquez, dirigida por Hilda Hidalgo. Actualmente profesora de Voz, Cuerpo y Actuación.
 

FERNANDO MONTES

Se formó en París con Jacques Lecoq, Mónica Pagneux y Ryzard Cieslak durante cuatro años, y en Italia durante cinco años bajo la dirección del maestro Jerzy Grotowski. Cofundador del grupo Teatro Varasanta, director artístico y del Taller Permanente de Formación en el que es profesor de entrenamiento corporal. Dentro de sus puestas en escena se destacan: La conferencia de los pájaros, adaptación de Carriére del poema de Farid Uddin Attar; Los Hermanos Karamazov, adaptación de la novela de Fiodor Dostoievski; El primer hermano, fábula apócrifa, y Flores Fieras, creación del grupo. Pedagogo de varias instituciones nacionales y extranjeras como director y, especialista en entrenamiento actora. Ganador de la beca de creación para artes escénicas del Ministerio de Cultura 2005 con su obra Kilele, mención de honor del premio de dirección teatral 2007, Invitado al FITB 2008 con su obra en coproducción con Francia, Una temporada en el infierno- Le Livre de la Folie. Sus últimos montajes: Animula Vagula Blandula, un alma a la deriva y Fragmentos de Libertad, Beca de Creación del Ministerio de Cultura 2009. En ese mismo año, director del proyecto Grotowski Colombia en homenaje a sus 10 años de muerto. Director de los dos monólogos, Mujeres en la guerra y A dónde el camino irá.

"Este monólogo es un viaje largo de ardiente belleza. Uno de los espectáculos esenciales de la escena colombiana".
Sandro Rey, El Tiempo

"La actriz muestra en esta maravillosa obra porqué es uno de los grandes valores del teatro colombiano".
Guillermo González, El Espectador

"Un monólogo sensible, doloroso y gozoso que adquiere cuerpo en una actriz capaz de alcanzar la dimensión de la tragedia".
Gilberto Bello, Revista Semana