cine

Formentor, el mar de las palabras

José Luis López Linares

72157719326158079

Proyección del documental Formentor, el mar de las palabras, de José Luis López Linares, dentro del ciclo 'Los martes del documental'Presentación antes de la proyección cargo del director.

España, 2020 / 91’ (TP)

Estreno mundial en el Atlàntida Mallorca Film Fest.

Dirección: José Luis López Linares.
Sinopsis: Rodado principalmente entre España y Argentinca, pone el foco sobre todo en la relación del hotel con el mundo de la cultura a través del testimonio en primera persona de artistas enamorados del lugar.  

El hotel Formentor que nació hace noventa años en la cabeza de un soñador, Adan Diehl, al contemplar una pintura de su amigo Anglada Camarasa. Se construyó con el propósito de acoger a poetas y artistas en un bello y agreste rincón de Mallorca, la península de Formentor, cuando aún no llegaban las carreteras, la electricidad ni había teléfono. Rodeado de pinos, con el Mediterráneo a sus pies, ha resistido a crisis, abandonos y embates del turismo masivo. Sus sucesivos dueños, la familia Buadas y actualmente la familia Barceló, han heredado y mantenido la vocación cultural de Adan Diehl que inspiró su fundación. Sus luminosas terrazas recibieron en 1960 un encuentro internacional de escritores, naciendo así uno de los galardones literarios más prestigiosos del mundo, el Premio Formentor. Lugar de inspiración y de reposo, sede de cumbres históricas, refugio de estrellas de cine y magnates, ha sido punto de encuentro de los personajes más relevantes del siglo XX: Audrey Hepburn, Charles Chaplin, Dalai Lama, Winston Churchill, Grace Kelly, Rainiero de Mónaco… pero sobre todo de escritores como Camilo José Cela, Carlos Barral o Mario Vargas Llosa, quien escribió mientras estaba alojado en el hotel una de sus novelas más recordadas, mientras que en sus deliciosos jardines han dado grandes conciertos Lang-Lang, Zubin Mehta, Daniel Barenboim, Ainhoa Arteta, Anna Netrebko, María Joao Pires o Gustavo Dudamel. Una vida llena de aventuras, de la que han sido testigos empleados y clientes. Entre todos han escrito la leyenda de este mítico hotel.

Ciclo 'Los martes del documental'

El cine documental es uno de los principales valores de las cinematografías de América Latina. Crece cuantitativa y cualitativamente su producción en casi todos los países del continente. Avalados por incuestionables méritos artísticos, los documentales latinoamericanos han generado y continúan generando un potente espacio que propicia la reflexión y el debate tan necesarios en la sociedad actual.

La diversidad de contenidos y, en particular, la pluralidad de los posicionamientos frente a las múltiples y complejas realidades sociales y políticas que abordan una gran parte de los trabajos, despierta cada vez más el interés y reconocimiento de amplios sectores del público y la crítica.

No puede hablarse hoy en el cine documental latinoamericano de tendencias o de movimientos, sino de autores que hacen de la libertad su principal herramienta y que libremente han optado por la no ficción para hablar de todo aquello que les motiva. Casa de América quiere dar mayor visibilidad al cine de no ficción realizado en Iberoamérica, dentro de la programación que exhibe regularmente en el cine Casa de América, sala Iberia.

Fecha y hora
📅 martes 22 de junio de 2021.
⌚ 19.00.
📍 Cine de Casa de América - sala Iberia. 
▶ Entrada libre. Aforo 30 localidades.
Las entradas numeradas se distribuirán en la taquilla del Punto de Información (Plaza de Cibeles s/n) de Casa de América, una hora antes del comienzo de la actividad.

Organizan:

Casa de América

Mosaico

Morena Films

 

Dirección: José Luis López Linares.
Producción: Barceló Hotel Group.
Producción ejecutiva: Morena Films
Productores: JuanGordon, Rodrigo Espinel.

Productora ejecutiva: Pilar de Benito
Guion: José Luis López-Linares, Cristina Otero Roth y Luis Acebes.

Documentalista: Lucía Garau.
Fotografía: José Luis López Linares.
Montaje: Pablo B. Guzmán, Cristina Otero Roth.
Sonido: Juan Carlos Cid Torrejón.

Con la participación de Mario Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Lang Lang, Ainhoa Arteta, Annie Ernaux, Carme Riera, Gustavo Dudamel, Jane Birkin, Roberto Calasso, IdaVitale, Alberto Manguel, Marta Sanz, Maria Joao Pires, entre otros muchos.

José Luis López Linares (España, 1955)

Director, director de fotografía y productor.

 Director de cine documental desde hace más de veinte años. Sus películas han ganado 3 premios Goyas, una nominación a los premios Emmy y han participado en los más importantes festivales por todo el mundo como Berlín, Tribeca, San Francisco, Toronto, Venecia, Guadalajara, Buenos Aires, Teluride, San Sebastián, Tokio, entre otros muchos.

Comienza su carrera en cine como director de fotografía, trabajando con los más reconocidos cineastas tanto españoles como extranjeros (Carlos Saura, Fernando Trueba, Jaime Chávarri, Alain Tanner o Víctor Erice).

Su primer gran éxito como director, junto a Javier Rioyo es Asaltar los cielos (Premio Ondas,1997) con gran reconocimiento por la crítica internacional, y uno de los documentales fundamenales del cine español

Entre sus últimas realizaciones están “El Bosco. El Jardín de los sueños” (2016), con extraordinaria difusión en todo el mundo o El corazón del Teatro Real (2017) en el que participaron las más grandes figuras de la ópera para conmemorar los 200 años del emblemático teatro madrileño, Altamira, el origen del arte (2018), Goya, le sommeil de la raison (2019) y Formentor, el mar de las palabras (2020).

En mi anterior película sobre El Bosco, traté de comprender el cuadro, de conocer al pintor. Al mismo tiempo quise que la película fuera un mediador entre el espectador y el cuadro, y dar algunas claves para mirar a la pintura, para entrar en el misterio, para ser capaz de disfrutar del misterio . Como dice la escritora brasileña Nélida Piñón en la película : para explicar la obra del Bosco tenemos que inventar palabras. De alguna manera tuve que inventar un tipo de película que comienza como un documental y finaliza como una obra muy personal. Cuando Juan Gordon me propuso hacer este documental, tuve que reconocer que no había estado nunca en Mallorca, aunque si tenía referencias, sobre todo literarias, del hotel. Después supe de la existencia de Adam Diehl, de Costa i Llobera, de las conversaciones literarias y de toda la historia de ese lugar. Y enseguida me sedujo. He querido con esta película transmitir de alguna manera la experiencia de ser huésped de este hotel tan especial en el que la estancia se queda grabada en tu memoria para siempre.  Que al disfrutar de la película el espectador se sienta huésped privilegiado del hotel y de la historia del hotel. La música en una película, para mi es tan importante o más que el guion, muchas veces encontrar la música adecuada es la clave de la realización del proyecto. En esta ocasión tuve la suerte de que en los últimos años Barceló ha organizado en el hotel, los Formentor Sunset Classic, bajo la dirección de Felipe Aguirre y Sara Ramis. Conciertos con los mejores músicos de nuestro tiempo, Lang Lang, Barenboim , Ainhoa Arteta, María Joao Pires, Dudamel, entre otros muchos. Estos conciertos interpretados en los jardines del hotel han sido una forma de articular la película. Aquí también como en el Bosco hay un misterio, aunque aquí la belleza no sea artística sino natural, ¿Por qué la belleza de una bahía, de un mar y unas montañas formando una disposición especial es también, como dice Dudamel de la música, una invitación a resucitar? Y alrededor de ese misterio gira la película. Mi tarea es, en cierto sentido, resucitar historias, personas, lugares; me siento como un arqueólogo emocional, alguien que trasmite las ideas y la emociones detrás de cada hallazgo. Me gusta pensar que mis películas las hago también para los muertos, para mis padres, mis amigos, para Adán Diehl y Costa i Llobera para Jorge Luis Borges y Robert Graves y para todos los que amaron el misterio de Mallorca.

Desde hace más de veinte años, José Luis López Linares ha sido, entre otras varias cosas, el que le ha puesto luz y algún que otro taquígrafo al cine de directores como Carlos Saura, Fernando Trueba, Francisco Regueiro, Felipe Vega, Emilio Martínez Lázaro, Gerardo Vera, Jaime Chávarri, Basilio Martín Patino, Francisco Lombardi, Alain Tanner y hasta, de refilón, a Víctor Erice en El sol del membrillo.

En cierto momento de este viaje a la velocidad de la luz, López Linares, desarrolló un instinto, una idea o una intención que lo convertirían, más que en un director de fotografía, en un director de actores. Si el encuadre y la composición interpretan, si la luz habla tanto o más que el propio diálogo, pueden ser tratados de un modo parecido al que usaba Lee Strasberg en su Actors Studio y exprimirlos y acorralarlos como a actores del método a punto de llorar, o reír. Lo curioso de esto es que López Linares, que, como casi todos los grandes, llegaron a lo suyo por azar y como de visita, enseguida vio la manera de sentirse cómodo en el cine: siendo de natural discreto, o silencioso, incluso taciturno, encontró el trueque conveniente: imágenes por palabras, o sea, por no decirlas; y lleva ahorradas millones de ellas. Lo que por él han dicho sus imágenes es igualmente incontable, aunque hay una extensísima filmografía para ser contada. También en algún momento de ese viaje, José Luis López Linares decidió proponerle no sólo la luz o la presencia a una escena, sino proponerse a sí mismo para otras tareas: trabajar, digamos, como un chino (idea base que luego daría el nombre a su productora, López-Li).

Producir, dirigir, pero sobre todo dirigirse hacia el terreno apropiado: el documental. Junto a Javier Rioyo, se inventó esa rareza llamada el documental de éxito: con Asaltar los cielos, el cine documental español los vio precisamente abiertos, pues a partir de entonces se empezó a tomar en serio y a ver sus muchas posibilidades, tanto éticas como estéticas y comerciales."

A propósito de Buñuel, un caminar alegre sobre las huellas del cineasta, y Extranjeros de sí mismos, una entretenida -pero también amarga y profunda- reflexión sobre las ilusiones, la guerra y las desilusiones a través de testimonios de antiguos brigadistas y de la División Azul (impagable la presencia de Berlanga y Ciges), consolidaron un estilo documental y un modo de mirar con buenos ojos la Historia, la Cultura y sus personajes. Un instante en la vida ajena era casi una declaración de principios y esta inclasificable película habla en esencia de eso, del modo de mirar el mundo, la historia, los demás. Se centra en un peculiar personaje, Madronita Andreu, y recopila y licúa todo el material rodado por esta mujer de la alta burguesía catalana y que ofrece una visión foptimista del siglo pasado y una mezcla fascinante del cine familiar y el documento. El cine en las venas, Hécuba, un sueño de pasión, Geraldine, El pollo, el pez y el cangrejo real son algunas de sus últimas películas, en colaboración con Arantxa Aguirre y completamente enfocadas a la interpretación (gran paradoja en un documentalista como él), a trazar un puente entre el espectador y ese ser mitológico que es el actor, a husmear en sus límites y terrenos, como en el caso de Jesús Almagro, que es el cocinero de El pollo, el pez…, pero un actorazo con un cuchillo entre las manos.

cine

Trueba Latino

Diálogo entre Fernando Trueba y Santiago Tabernero, el 4 de mayo