cine

5 de Octubre

Lezama Lima, soltar la lengua

Ernesto Fundora

Proyección de la película Lezama Lima, soltar la lengua, de Ernesto Fundora, dentro de 'Los martes del documental'.

Con motivo de la proyección, Eduardo Becerra, profesor de Literatura Hispanoamericana de la UAM, y el director del documental, Ernesto Fundora, dialogarán sobre las características de la obra de Lezama Lima y su papel e importancia en  la literatura cubana, dos de los temas centrales que vertebran la  película.

Esta actividad se realiza con la colaboración del CEM-UNAM.  Su director, Andrés Ordoñez, introducirá el acto con unas breves palabras de bienvenida.

México-Cuba, 2019/ 120’ (TP).

Dirección: Ernesto Fundora.
Sinopsis: Autor de una de las novelas más influyentes de la literatura latinoamericana, Paradiso (1966), el cubano José Lezama Lima es considerado como una figura mayor para las letras de su país. En este documental, el director y escritor Ernesto Fundora, lleva a cabo un estudio sobre la vida del autor a través de los testimonios de una larga lista de escritores, artistas y personalidades cercanas a él. El resultado es una película que explora su obra, pero también rinde un sentido homenaje a su inconmensurable figura.

Fecha y hora
📅 martes 5 de octubre de 2021.
⌚ 18.30.
📍 Cine de Casa de América - sala Iberia. 
▶ Aforo 30 localidades.

Martes del documental

Organizan:

Casa de AméricaCine

 

 

Dirección: Ernesto Fundora.
Producción: Video Vueltas Producciones S.A. de CV, con apoyo de TV UNAM.
Productor: Ernesto Fundora.
Guion e investigación: Ernesto Fundora.
Fotos fijas: Iván Cañas.
Montaje: Soledad Martínez, Federico Bardini.

Ernesto Fundora(Cuba, 1980)

Director de cine y escritor.

Estudió Licenciatura en Dirección de Cine, Radio y Televisión en el Instituto Superior de Arte de la Habana. Ha impartido conferencias, talleres y ponencias en la Universidad Nacional Autónoma de México UNAM, Universidad de Ciudad Juárez, Tecnológico de Monterrey DF Norte, Universidad Cristóbal Colón de Veracruz, ENEP Campus Acatlán, entre otras. Ha realizado numerosos cortometrajes y documentales. Su último trabajo es el documental de largometraje Lezama Lima: soltar la lengua.


Eduardo Becerra (España)

Catedrático de Literatura Hispanoamericana de la Universidad Autónoma de Madrid y director del Máster de Edición de la UAM.

En 2014 obtuvo la beca Edward Laroque Tinker Visiting Professor en la Universidad de Stanford y en 2019 una beca Fulbright en el Graduate Center de la City University of New York (CUNY). Ha sido también profesor invitado en diversas universidades de Europa, Norteamérica y Asia.

Ha publicado los libros Rubén Darío y su obra (2000) y Pensar el lenguaje; escribir la escritura (experiencias de la narrativa hispanoamericana contemporánea) (1995). Y ha sido editor de diferentes obras de Alejo Carpentier, Salvador Elizondo, Rubén Darío y Arturo Uslar Pietri (1995).

Ha coordinado también los volúmenes El surrealismo y sus derivas. Visiones, declives y retornos (2013); Ciudades posibles. Arte y ficción en la constitución del espacio urbano (2010); El arquero inmóvil (2006); Desafíos de la ficción (2002), y Líneas aéreas (1999).En 2009 coordinó el número monográfico dedicado a Juan Carlos Onetti publicado por el Centro Virtual Cervantes y dirigió los actos de homenaje Bienvenido Onetti celebrados en Madrid con motivo del centenario de su nacimiento, y en 2017 coordinó asimismo en España los actos de homenaje a Juan Rulfo por su centenario.

 

Entre 1999 y 2003 desempeñó el cargo de director de la Serie Hispanoamérica en la Editorial Lengua de Trapo (España).

Este proyecto audiovisual pretende mostrar perfiles y aspectos relevantes –algunos develados, otros ocultos- de esa personalidad creadora sobresaliente en las letras hispanas que es José Lezama Lima. Poeta, novelista y ensayista cubano, Lezama ha devenido con el paso de los años en un ser polémico, mitificado por unos, injustamente detractado por otros, y hasta vitoreado por cuatro generaciones que sucumben ante su hechizo. Cumbre de la ciudad letrada cubana de los años 50s, 60s y 70s, hasta su muerte en 1976, este poeta y escritor fundó y dirigió la Revista Orígenes, la cual es considerada entre las más extraordinarias publicaciones del siglo XX a nivel mundial, revista que nucleó el pensamiento literario más sobresaliente de su época.

Lezama nos legó, no sólo una de las obras literarias más singulares de la hispanidad, sino que además concibió su propio Sistema poético, toda una filosofía creadora en torno a la imagen, la escritura y el conocimiento. Hombre poliédrico, hierático, hechizante, criollo, elocuente y misterioso, José Lezama Lima concibió su propia resurrección, lo que le permite en la actualidad cohabitar y gravitar en el cosmos literario de las nuevas y futuras generaciones. Gran parte de la crítica especializada, los conocedores y el público consumidor de buena literatura, coinciden en destacarlo entre las tres figuras cumbres de la literatura hispanoamericana en el siglo XX, al nivel de Jorge Luís Borges y Julio Cortázar, entre otros elegidos, así como distinguirlo como la figura más rara del boom latinoamericano, suceso editorial que en 2016 cumplió 50 años al igual que las novelas Paradiso y RayuelaEn torno a su memoria se definen tres bandos: los que lo conocieron y mantienen viva

la llama de aquel inusual maestro, los que lo mitifican e idolatran desde la fabulación y los que se adhieren como “fragmentos a su imán” para intentar alguna provechosa herencia, porque le reconocen la gracia o el don que los dioses se reservan para unos pocos. Mi generación le debe mucho a este genio de las letras, del sentir y del saber universal. Lezama significa un tótem fundacional de lo mejor y más trascendente que ha engendrado la nación cubana. Heredero y libador de la sustancia esencial de la historia de su país, sigue fecundando un modo de vivir y actuar, legando para beneficio de las presentes y futuras generaciones un patrón o paradigma de sujeto creador casi martirológico. Su obra trasluce el sacrificio ejercido con santidad herética por un místico o, cuando menos, el desvelo cuestionador de un devoto irreverente. Y-¿por qué no mundanizarlo?- trasluce su obra la dulzura y el placer sensual de nuestra isla y de su joven historia como nación, a la cual le profetizó una parábola ascensional en sus visiones teleológicas.

Este hombre arquetípico encaró sus diálogos con el demiurgo y el misterio desde una extrañísima perspectiva, desde un prisma y curiosidad muy particulares, una suerte de holística que incluye todas las cosas. Monumental, sistémico, heterodoxo, incluyente, nunca fue Lezama ajeno a cualquier resorte revelador o provocador que excitara su espíritu, su mente y su cuerpo. Habanero, fumador de puros, chismoso, gran conversador, asmático, amigo entrañable, maestro generoso, simpático fabulador, comilón exquisito, anfitrión sin igual, ha dejado a su paso por el humilde barrio de Colón en la calle de Trocadero #162, una leyenda donde lo dantesco y lo quijotesco refundan el carnaval de disímiles elucubraciones. Tiene su biografía aquella paradoja que se tensa entre un ADN de gran abolengo y el sucedaneo de una experiencia social que confirma la enigmática disposición de los destinos y el valor de la hipertelia.

Debatido entre la emanación creadora y el propósito, entre la inspiración divina y lo voluntarioso humano, entre el placer y el dolor, tuvo Lezama, como casi todos los grandes poetas cubanos, un destino trágico y sin embargo, una resurrección justiciera y hasta vigorosa. Los años trascurridos desde su muerte le han erosionado algunas aristas, pero también le han redimensionado otras. Quiere este documental: Lezama Lima: soltar la lengua, mostrar a ese otro José. Como realizador, intento durante estas dos horas abarcar casi todas las posibles perspectivas e interpretaciones acerca de este hombre piramidal, de este poeta que tuvo el don de encantar finamente a todo el que lo rondó; incluso, a aquellos que se acercan hoy a su intimidante obra de manera póstuma. 

No constituye este documental otro homenaje por los 100 años de su natalicio. No surgió del concurso entusiasta que provocan las efemérides ni las oportunidades cronológicas. Más bien nace de la voluntad honorable de agradecer en nombre de mi generación la iluminación e inspiración que nos heredó Lezama. De paso, recabar en la idea extravagante y curiosa de que José Lezama Lima burló las coordenadas de su tiempo y creó su propio reloj colmado de eternidades, garantizando su perenne resucitación por sobre “las oscuras manos del olvido”. 

Este documental además nos permite testimoniar una época, su espíritu, sus vicisitudes, los conflictos esenciales que le dieron corporeidad. Recorre culturalmente los hitos fundacionales de la nación cubana desde finales del XIX, pasando por la primera y segunda República hasta llegar a los primeros años de la Revolución Socialista de Fidel Castro, terminando con la muerte de Lezama en 1976. Tanto historiadores, filósofos, investigadores, filólogos, antropólogos y sociólogos tendrán en este documental una fuente inagotable de referencias culturales que describen y disertan acerca de un tiempo singular e irrepetible del que contamos con escasas referencias audiovisuales y que, en este documental, quedan reflejadas a través de valiosos materiales cinematográficos y fotográficos.