"Esta no es una crisis de bancos, es una crisis de personas"

Madrid, 5 de mayo de 2020.

Desde los canales digitales de Casa de América se ha retransmitido esta tarde el evento ¿Cómo afrontar la crisis de la COVID19 en América Latina?, en el que Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL, y Luis Carranza, presidente ejecutivo de CAF-Banco de desarrollo de América Latina, han analizado el impacto económico del coronavirus en Latinoamérica. El evento ha sido moderador por el editor de The Economist, Michael Reid. 

"Esta no es una crisis de bancos, es una crisis de personas", ha comenzado diciendo Alicia Bárcena en su intervención. Por ello, para la secretaria ejecutiva de CEPAL, en esta crisis tienen un papel aún más importante las medidas de las organizaciones internacionales. En un momento en el que se estima que la crisis del coronavirus pueda llevar a la pobreza a 29 millones de personas en América Latina, Bárcena ha insistido en la necesidad de proteger el ingreso de los hogares pobres: "Tenemos que pensar cuánto puede costar un ingreso básico ciudadano para los próximos seis meses, que estaría entorno al 4,7% del PIB". 

América Latina afronta la peor recesión de su historia como consecuencia de la pandemia del COVID19. La CEPAL, la organización de la ONU dedicada al análisis de la economía latinoamericana, ha alertado de que la economía de la región caerá un 5,3% este año: se trata del peor retroceso en la historia latinoamericana, peor que el posterior a la Gran Depresión y que la crisis financiera de 2008. Luis Carranza, presidente ejecutivo de CAF-Banco de desarrollo de América Latina, ha comentado que dicha caída supone una diferencia de 7 puntos respecto al pronóstico de crecimiento previo a la llegada del COVID19. Michael Reid, moderador del acto y editor de The Economist, ha señalado la condición previa de pobreza con la que ya contaba la región antes de esta crisis, y con la que dice "puede perder lo avanzado en estos últimos 30 años". 

Según ha explicado Carranza, la recuperación pasa por tres ejes fundamentales: el control del virus, las características estructurales de cada país (sus materias primas, turismo, el grado de informalidad de sus economías o sus sistemas financieros) y la respuesta política, tanto en el ámbito sanitario como en el monetario. Respecto a este último punto, Luis Carranza ha puesto de ejemplo las medidas de liquidez tomadas por Chile o Perú para garantizar la cadena de pagos de las empresas. 

Alicia Bárcena ha concluido con dos interesantes reflexiones sobre la nueva normalidad que tendremos que afrontar como ciudadanos. En primer lugar, la desglobalización, que nos llevará a una reestructuración de la geografía económica, como consecuencia de que muchos países se hayan encontrado sin recursos suficientes, como respiradores o mascarillas, con los que hacer frente a la pandemia. Y, en segundo lugar, la transición hacia un futuro más igualitario y sostenible. Para Bárcena, el distanciamiento social y el precio del petróleo pueden motivar el uso del transporte privado, lo que colapsaría las ciudades. Pone como buen ejemplo a Holanda, que está trabajando en un nuevo modelo de organización de las ciudades. "Tenemos que repensar el uso de la energía -ha afirmado en la charla de esta tarde-. Esta crisis nos ha enseñado que podemos vivir con menos consumismo. Debemos repensar nuestra relación con la naturaleza o si no, el próximo colapso mundial será el cambio climático". 

El evento ha sido organizado por Casa de América, CAF-Banco de desarrollo de América Latina y CEPAL, y ya puede visualizarse íntegro en los canales de Casa de América. 

Para más información o solicitar entrevistas, escríbenos a [email protected]

Artículos relacionados