Pase de prensa y entrevistas con Alejandro Landes, director de Monos

Nominada a los Premios Goya y a los Premios Forqué, llegará a los cines el 21 de febrero

Madrid, 4 de febrero de 2020.

 

LUNES 10 DE FEBRERO:

– Pase de prensa de Monos. A las 10:00 horas en el cine de Casa de América.

– Entrevistas con el director, Alejandro Landes.

Preestreno de Monos y coloquio posterior con el director. A las 19:00 horas en el cine de Casa de América. Entrada libre hasta completar aforo.

Para acreditarte para el pase de prensa, reservar tu entrada para el preestreno y/o solicitar entrevistas con el director, escríbenos a [email protected].

 

Tras sorprender en el pasado Festival de Sundance, donde ganó el Premio Especial del Jurado, Monos participó en la sección Panorama del Festival de Berlín.  Fue una de las 10 películas seleccionadas para competir en la sección oficial del BFI de Londres, donde ganó Mejor Película. Con más de 31 premios obtenidos en festivales internacionales de todo el mundo, es la película más taquillera del año en Colombia. Ha competido en la sección de Horizontes Latinos del Festival de San Sebastián, en el Transylvania International Film Fest, en Art Film Fest Blue Angel, o en el 48th annual New Directors/New Films (ND/NF) que organiza el MOMA y el Film Society of Lincoln Center.
Monos es una reinterpretación moderna de El señor de las moscas, con tintes a la famosa novela de Joseph Conrad El corazón de las tinieblas. Su director, Alejandro Landes, reflexiona con dureza sobre las FARC colombiana en este viaje salvaje e hipnótico a través de la selva que por momentos nos rememora al clásico Apocalypse Now.

SINOPSIS:

En la cima de una imponente montaña, donde lo que a primera vista parece un campamento de verano, ocho niños guerrilleros apodados "Los Monos" conviven bajo la atenta mirada de un sargento paramilitar. Su única misión es clara: cuidar a la doctora (Julianne Nicholson), una mujer americana a la que han tomado como rehén. Cuando esta misión empieza a peligrar, la confianza entre ellos empezará a ponerse en duda.

ALEJANDRO LANDES:

Director, guionista y productor.

Nació en São Paulo, Brasil, en 1980, de madre colombiana y padre ecuatoriano. Estudió Política Económica en la Universidad de Brown en los Estados Unidos y fue becario de la Residencia de la Cinéfondation del Festival de Cannes y del Sundance Writers and Directors Lab. Colaboró con artículos para el Miami Herald y el programa de televisión Oppenheimer Presenta (CNN en español).
Su primera película, el largometraje documental Cocalero, tuvo su estreno mundial en el Festival de Sundance de 2007 y se estrenó comercialmente en cines de América Latina, los Estados Unidos y Europa. El documental también hizo parte de la selección oficial del Festival de Derechos Humanos de Nueva York, del Festival de Busan (Corea del Sur), de los Festivales de Guadalajara (México), Río de Janeiro (Brasil), Munich (Alemania), Mar del Plata (Argentina) y Miami (Estados Unidos). Recibió, además, el Premio Sur SUR 2007 al Mejor Documental Argentino, otorgado por la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de la Argentina.
Porfirio (2011), su primera película de ficción fue estreno mundial en el Festival de Cannes (Quincena de Realizadores). Obtuvo el premio a la Mejor Película en el Festival de Amsterdam (Países Bajos), el Premio Cinedecouverte de la Cinemateca belga, el Gran Premio del Jurado y el de mejor actor en Biarritz (Francia)  el Premio Alexandre de Bronce en el Festival de Tesalonik (Grecia), entre otros. También hizo parte de la selección oficial de los Festivales de Toronto (Canadá), Busan, San Sebastián (España), Nuevos Directores/Nuevos Films (Nueva York). 

Monos (2019) es su último largometraje hasta la fecha.

NOTA DEL DIRECTOR:

En Iberoamérica, la palabra mono tiene muchos significados: puede ser guapo, simio o rubio, entre tantas otras cosas. Sin embargo, el título de nuestra película,  Monos, viene de su raíz griega: uno, solo, único. Parece una decisión extraña cuando el protagonista de nuestra historia no es uno sino una escuadra de jóvenes rebeldes en la retaguardia de una guerra, con la  misión de custodiar una rehén y una vaca lechera.

Con todo, la mayor fuente de tensión en la película es justamente el choque entre el individuo y la asociación, donde coexiste el deseo de pertenecer, de compartir, de ser amado, con la voluntad voraz del poder. En nuestras vidas, es igual. Estamos todos solos y juntos en el mundo. Somos una especie social, por lo tanto política y Monos es una película política, pero no desde lo ideológico. 

Aquí no hay fechas, ni partidos, ni apellidos. Nos encontramos ante la bruma de una de guerra donde no está claro qué significa ganar. Es natural que nuestro espectador se pregunte ¿estamos en el paraíso o el infierno, en el futuro o el pasado, con un ejército de izquierda o de derecha, con los secuestrados o los secuestradores, con un hombre o una mujer?

Vivimos en un mundo cada vez más polarizado, que muchos intentan dividir con peligrosa simpleza, como entre bien y mal, pero nuestra historia busca lo contrario: rechazar cualquier concepción binaria de la vida e invitarnos a explorar los tantos tonos de gris que podemos ver en el espejo, dentro y fuera de Colombia.

Estas ideas no serían más que eso, ideas, sin las almas generosas que las encarnan en pantalla. Para crear la mini sociedad que existe en la película, recorrimos infinitas calles, campos y colegios por todo el país. Al final, de los ochocientos jóvenes que conocimos, invitamos a veinte a una especie de campamento básico en la alta montaña: allá, en las mañanas, hacíamos ejercicios de actuación e improvisación y por las tardes entrenamiento físico bajo la supervisión de un diminuto exguerrillero, que se mostró tan valioso que tomaría un papel delante de la cámara. También sumamos a dos actores de Hollywood, los únicos figurantes profesionales. De esas cinco semanas de máxima convivencia y sin disparar el primer fotograma, surgieron los “8 MONOS”.

La primera mitad del rodaje comenzó, como la película, encima de las nubes: en un páramo delicado, helado e impredecible a miles de metros de altura y con poco oxígeno, entre las ruinas de una mina clausurada. Para la segunda parte, bajamos a la profundidad de un cañón selvático, habitado únicamente por dos familias que viven de la minería de oro ilegal. Con su ayuda, el equipo nacional de kayak y una tropa de mulas, encaramos el vivir y filmar en las orillas de un río salvaje.

Durante las casi nueve semanas de producción en locaciones extremas, el equipo abandonó cualquier mundo fuera de la película. No había celular, ni agua caliente, ni casa, ni familia. En tantas ocasiones, no había luz, ni control. Solo nubes o verde. Todos conocimos nuestros límites, todos lloramos. Nos amamos, nos odiamos, nos enloquecimos y fuimos testigos de lo mejor y peor de cada uno de nosotros. Doy gracias a todos los que hicimos este viaje pues la riqueza del proceso fue tan importante como el guion para el MONOS que llegó a pantalla.

 HAN DICHO DE ELLA...

«La película que te hará perder la cabeza» – Cinemanía

«Un film apasionante e hipnótico» – Screendaily

«Una versión alucinógena de Apocalyspe Now» – The Guardian

«Rara vez vemos un film moderno que cree una sensación de peligro tan imponente» – Cineuropa

 

BTEAM PICTURES estrenará MONOS el próximo 21 de febrero en España.