arte y arquitectura

Los marqueses de Linares

D. José de Murga y Reolid y  Raimunda de Osorio y Ortega, o mejor conocidos como Marqueses de Linares, eran uno de los matrimonios más destacados de la burguesía madrileña decimonónica. Entre su legado, destaca su residencia principal, el Palacio de Linares que hoy es la sede de Casa de América. Viajamos al contexto del siglo XIX para conocer mejor la vida de estos dos personajes históricos. 

El 18 de febrero de 1833 nació D. José en Madrid, justo en el año en el que comenzaba el reinado de Isabel II (1833-1868). Hijo de una familia de comerciantes adinerados, recibió una exquisita educación y vivió entre Madrid, Alemania, Francia y Londres. Con 24 años, se convirtió en el único heredero de la familia Murga y Reolid junto con Raimunda. Tras contraer matrimonio en la Iglesia de San Salvador y San Nicolás de Madrid, dedicaron su vida a los negocios y a la política.

foto
Fotografía aparecida en el libro Los Salones de Madrid de Eugenio Rodríguez y Ruiz de la Escalera.

La historiadora Mercedes Hurtado explica que ambos alcanzaron el culmen de la burguesía madrileña al acceder a la nobleza y al Senado. En 1872 el rey Amadeo de Saboya les otorgó los títulos de Marqueses de Linares Condes de Llanteno y en 1876 el marqués inició su carrera política como senador por la provincia de Segovia. En esta época, la clase social burguesa vivió un proceso de aristocratización con el que buscaban distanciarse de las clases populares. Este fue el motivo que impulsó a los marqueses a adquirir unos terrenos del Ayuntamiento de la Villa de Madrid en 1875 y comenzar a construir su palacio. 

Además de una vida lujosa, entre la burguesía era común dedicarse a la beneficencia. Por este motivo, crearon la Institución de Caridad Marqueses de Linares, una fundación vigente en la actualidad. En el testamento del marqués quedó recogido que daba parte de su fortuna a la ciudad de Linares (Jaén) para la construcción de un hospital y una capilla, en cuya cripta deberían descansar él y su esposa. A día de hoy, su voluntad es una realidad. 

Dª Raimunda y D. José habitaron el palacio de Linares desde 1884 hasta sus fallecimientos en 1901 y 1902, respectivamente. Su recuerdo en el edificio pervive a través de los picaportes, escudos o grabados con la simbología del marquesado. También, con dos retratos encargados al pintor Francisco Pradilla y Ortiz que regresaron a su estancia original con motivo del 25 aniversario de Casa de América. 

foto
Retratos de los marqueses en la sala Bartolomé de las Casas de Casa de América, antiguo despacho del marqués. 

 

logo Red de Casas

© Casa de América, 2022