Este mes

Nació en 1987. Docente , periodista e investigador. Editó El barrio del tambor, la marca negra en el bicentenario (dos ediciones); Agmer. Un gremio escuela; Poemas del Principiante . Salió en Antología Poética de Juan Laurentino Ortiz (Arg.) y en la Revista Digital Literatura y Poesía, de México. Productor de la serie audiovisual Su móvil, nuestro móvil.

América es un viaje. Un viaje por la cultura, por la alegría y por la naturaleza... Y si se trata de ofrecer un Blog "diferente" qué mejor que sea un "Blog Viajero". Un Blog que recorra América, de Cartagena de Indias a Patagonia, pasando por Santiago de Chile, Buenos Aires o algún punto remoto del Amazonas. Y para que el viaje sea completo, cada mes, le pasaremos el testigo a un Editor que esté recorriendo América Latina para que nos cuente su aventura. Desde aquí, pubicaremos, Post a Post, día a día, las fotos de cada momento... Si quieres ser Editor escríbenos a [email protected]... O si te hace ilusión contarnos tu viaje... ya sabes, nosotros contamos contigo.

Otros viajeros

0

Combate de flores en Arandas

Alfonso Suárez Pecero
"(..) no sé lo que tiene, se mete en el alma y en los corazones…”
Jalisco, México
05-02-2014
Fotos de: Alfonso Suárez Pecero

Te dirán: “Arandas se mete en el alma y en los corazones”; y algo de eso hay cuando uno acercándose divisa, tras una multitud que se agolpa absorta y expectante para ver el espectáculo, cientos de cabalgantes elevados sobre sus caballos. Se trata del afamado Combate de Flores, que se celebra el 16 de septiembre, el día después de la conmemoración del Grito de Dolores, con el que dio inicio la Guerra de Independencia de México.

Con un nombre que por sí mismo ya es sugerente, atractivo, esta cabalgata está repleta de simbolismos. Promovido en los años treinta para sanar a la población de los estragos que había causado la cruenta Guerra Cristera, se tuvo el gran acierto de sustituir las balas por las flores, sustituyéndose entonces los cruentos enfrentamientos entre laicos y católicos por el cautivador cortejo de hombres a mujeres.

Haciendo frente a una llovizna que estuvo presente durante toda la mañana,  miles de arandenses y foráneos salieron ayer a la calle para participar de este gran evento. A lomos de sus caballos desfilaban sin prisas jinetes, parejas de amantes, charros y escaramuzas, quienes durante horas estuvieron recorriendo las calles del centro de la localidad, en un circuito cerrado, comprendido entre el esbelto templo de San José Obrero y la austera parroquia de Santa María de Guadalupe.

El ambiente, festivo, entrañaba emoción. Entre un constante repiqueteo de cascos, el sonido de la tambora y un inconfundible olor al estiércol de caballo y a las menudas y anisadas flores amarillas Santa María, las muchachas esperaban a que fueran invitadas a desfilar o contaban el número de vueltas a caballo que ya habían dado; por su parte, los hombres se prestaban a regalar sus flores o se hacían notar a través del distintivo animal que montaban.

Y todo esto se sucedía ante una sociedad que sabe, como ninguna otra, dar el valor a sus costumbres y tradiciones, en las que se mira y reconoce orgullosa y en las que se refugian buscando calor, color e identidad. Y es que: “Ese Arandas no sé lo que tiene, se mete en el alma y en los corazones…”

 

Comentarios

Que lindo!

Que lindo!

Me gusta mucho tu estilo, Alfonso

unas fiestas muy bien organizada y padricima bien por los evento