Este mes

Nació en 1987. Docente , periodista e investigador. Editó El barrio del tambor, la marca negra en el bicentenario (dos ediciones); Agmer. Un gremio escuela; Poemas del Principiante . Salió en Antología Poética de Juan Laurentino Ortiz (Arg.) y en la Revista Digital Literatura y Poesía, de México. Productor de la serie audiovisual Su móvil, nuestro móvil.

América es un viaje. Un viaje por la cultura, por la alegría y por la naturaleza... Y si se trata de ofrecer un Blog "diferente" qué mejor que sea un "Blog Viajero". Un Blog que recorra América, de Cartagena de Indias a Patagonia, pasando por Santiago de Chile, Buenos Aires o algún punto remoto del Amazonas. Y para que el viaje sea completo, cada mes, le pasaremos el testigo a un Editor que esté recorriendo América Latina para que nos cuente su aventura. Desde aquí, pubicaremos, Post a Post, día a día, las fotos de cada momento... Si quieres ser Editor escríbenos a [email protected]... O si te hace ilusión contarnos tu viaje... ya sabes, nosotros contamos contigo.

Otros viajeros

0

El diablo huyó de aquí

Paco Gómez Nadal
Bienvenidos a una de las prisiones más terribles del mundo
Islas de la Salvación
13-10-2011
Fotos de: Paco Gómez Nadal

Saint Laurent-du-Maroní fue ciudad prisión hasta 1949 y las Islas de la Salvación el peor destino para cualquier ladronzuelo u opositor político del poder en Francia. Caminar por sus restos es estremecerse por el horror humano inflingido en medio del paraíso.

Les aseguro que si no supiera donde voy me sentiría feliz, camino a unas islas paradisíacas, bañador en ristre y buen humor dispuesto. Pero he leído demasiado y saber –a veces- no consuela.

Las Islas de la Salvación se llaman así porque fue el único lugar de refugio de los primeros colonos franceses. París se empeñaba en enviar contingentes que solían perecer como consecuencia de la malaria, de las duras condiciones climáticas o de la desigual batalla contra la selva. En las Islas de la Salvación se refugiaban los pocos que lograban huir de tierra continental. Pero estamos hablando del siglo XVII y XVIII, porque después, desde 1852 a 1946, estas islas se convirtieron en una de las cárceles más crueles que se recuerden.
 

La mayoría conoce algo de la Isla del Diablo (aunque el archipiélago se completa con la Isla Real y la Isla de San José) por el libro y la película Papillón, la dudosa historia de Henri Charriere, uno de los presos, que parece haber sido robada a otros compañeros de reclusión. Hoy acompaño a un grupo de turistas, en un catamarán cuyo capitán, Fabrice, me cuenta que él se sigue estremeciendo cuando pisa las islas. Es así. En la Isla Real, la más grande, se conservan en bastante buen estado los restos de la administración del penal y de las celdas. El complejo ha sido reciclado al turismo, con hotel y zona de camping, pero es difícil aislarse de la historia y del silencio que dejaron acá os casi 80.000 deportados por Francia a estas tierras en aplicación de la Ley de Destierro aprobada por Napoleón III para librarse de sus opositores.

No es igual en San José. La isla, destinada en buena parte a asuntos militares, cuenta con el único cementerio de adultos del complejo (destinado solamente a los hombres libres) y con los restos del complejo de galerías de los presos conocidos como “incos” (incorregibles). Celdas todas de castigo, con rejas por techo (para vigilar 24 horas a estos hombres), de no más de 2 metros y medio por dos metros, donde los presos tenían prohibido hablar. Si se portaban mal, había algo peor: la conocida como “guillotina seca”, un hueco sin luz ni ventilación donde personajes como Renè Belbenoit pasaban hasta 11 meses muriéndose en vida.

La visita merece la pena, el dolor merece el recuerdo. No hay ni una sola placa en memoria de este desastre humano, ni un signo de arrepentimiento, y en el pequeño museo instalado en la casa del Director del penal (en la Isla Real) se cuenta la historia con un toque anecdótico que a mi me molesta.

Unos días después llego a Saint Laurent-du-Maroní y allá se puede sentir más fuerte aún el contraste entre los durísimos pabellones para los presos (que llegaban acá incluso por tres delitos de robo común sin agresión) y las espectaculares construcciones coloniales desde donde los franceses manejaban esta colonia para revoltosos. A Guayana Francesa mandaron presos comunes, independentistas de Argelia o Indochina y a famosos deportados políticos (como Alfred Dreyfus o Charles Delescluse). Pocos salieron con vida.

Los que escaparon se cuentan sólo por unas decenas. Los que terminaban su condena debían pasar un tiempo equivalente en Guayana Francesa como hombres semi libres, ya que Francia seguía teniendo problemas para colonizar el territorio.

Paco Gómez Nadal (1971, Murcia)

Periodista y activista de Derechos Humanos, lleva 15 de sus 20 años de carrera caminando por América Latina y El Caribe. Ahora coordina el portal Otramerica y colabora con medios de ambos lados del Atlántico.

 

Comentarios

Triste historia que se repite por toda la cosa. La esclavitud, la cárcel... que mal te hicieron, Caribe mío

Que lugar tan maravilloso. Qué pena de historia...

Magnífico texto. Enhorabuena al autor y a Casa de AMérica por su difusión y esta gran idea

Sí que es triste... Pero me encanta conocer la historia así. Y las fotos son preciosas, la verdad

La historia se ha hecho cargo de que hasta el mismísimo diablo no quisiera estar ahí. Una pena

Me gustan las fotos, aunque transmiten tristeza

Todavía hoy en día, hay muchísimas cosas que no se saben sobre la vida de los condenados en la antígua colonia penal de la Guayana Francesa. No he leído ni un libro, ni un artículo que plasmen objetivamente todo el horror de este penal. Belbenoit... Charriere... Dreyfuss y otros muchos, no escribieron TODO lo que allí ocurría; solamente parte de ello y por esto conocemos un tanto por ciento muy reducido de la verdadera vida en el penal, tanto en St. Laurent du Maroní como en Cayena, Saint Jean Las islas dela Salvación y todos los puntos donde se distribuían a los "bagnards". Francia no quiere profundizar ni recordar uno de los episodios más execrables de su historia y lo poco que sale a la luz, aún hoy en día se sigue escondiendo...