CABO POLONIO. URUGUAY. Foto enviada por Inés Ruiz
América es un viaje. Un viaje por la cultura, por la alegría y por la naturaleza... Y si se trata de ofrecer un Blog "diferente" qué mejor que sea un "Blog Viajero". Un Blog que recorra América, de Cartagena de Indias a Patagonia, pasando por Santiago de Chile, Buenos Aires o algún punto remoto del Amazonas. Y para que el viaje sea completo, cada mes, le pasaremos el testigo a un Editor que esté recorriendo América Latina para que nos cuente su aventura. Desde aquí, pubicaremos, Post a Post, día a día, las fotos de cada momento... Si quieres ser Editor escríbenos a web@casamerica.es... O si te hace ilusión contarnos tu viaje... ya sabes, nosotros contamos contigo.


8

Las nueve posadas de la Navidad en México

Julie Sopetrán
México
04/01/2016
posadas mexicanas / posadas / piñatas
Fotos de:Julie Sopetrán
Texto de:Julie Sopetrán
enviar a un amigo
Las posadas comienzan con los frailes españoles en el siglo XVI

La Navidad mexicana no se concibe sin Las Posadas. ¿Pero qué son las posadas? Son celebraciones, fiestas que comienzan nueve días antes de la Navidad, nueve rosarios. El día 16 de diciembre empieza la primera y la última posada que se celebra el 24, cuando conmemoramos el nacimiento de Jesús. Cada lugar tiene una forma diferente de celebrar estas posadas, puede hacerse en familia, un grupo de jóvenes, de amigos, de niños o también de familias. Se amplían en forma comunitaria para que todos puedan celebrar la llegada del Salvador del mundo.

El fin primordial de la fiesta está inspirado en acompañar a María y José en ese largo camino desde Nazaret hasta Belén para responder al edicto que se ordenaba a los habitantes de Judea empadronarse en las ciudades de origen. Como José era descendiente de David, nativo de Belén, tuvieron que ir a esa población pero el viaje les llevó caminar nueve días o etapas, en los que buscaban alojamiento y al no encontrarlo, María tuvo que dar a luz en un establo. También lleva implicado el símbolo de los nueve meses de embarazo de la Virgen María, tal como lo muestran las escrituras. Pero especialmente simboliza cuando van pidiendo posada para poder descansar.

Las tradiciones mexicanas se inspiran en las dos vertientes de la historia, la indígena azteca y la religiosa cristiana. Los aztecas tenían ya celebraciones muy similares a las cristianas. Por ejemplo, en el invierno durante los meses de noviembre y diciembre, solsticio de invierno, los indígenas celebraban la venida de Huitzilopochtli, dios de la guerra y del sol. El culto que le rendían era el de ayunar y ofrecer sacrificios al Dios Sol, se encendían hogueras, quemaban maderas aromáticas y preparaban manjares deliciosos, para que la vida les fuera próspera en el nuevo año.

Ellos caminaban hacia el mictlan que es donde descansan los muertos. Huitzilopochtli, tomaba su descanso, renacía en forma de colibrí y eso ocurría entre el 24 y el 26 de diciembre en los templos de Malinalco, que significa la flor de Malinalli, que tal vez es la flor seca del maguey, la hierba torcida, o también una planta enredadera parecida al zacate que tiene los frutos amarillos que se utiliza para crear utensilios.

Más tarde llegaron los españoles con la imposición del catolicismo y las costumbres se fusionaron, algunas se perdieron, pero otras son una mezcla que se hace imperecedera. La historia dice que fue el agustino Fray Diego de Soria, el que obtuvo el permiso del Papa Sixto V, para celebrar nueve misas que llaman de aguinaldo, antes del nacimiento de Cristo, coincidiendo con las fiestas que los indígenas celebraban dedicadas a Huitzilopochtli. Así surgió, una vez más el sincretismo religioso de un país tan rico en historias como lo es México.

Las posadas pues comienzan con los frailes españoles en el siglo XVI (1587). Comenzó en el poblado de San Agustín Acolmán, al noroeste de la ciudad de México. Estos misioneros reviven el camino de María y José buscando posada para que María pueda dar a luz al niño Jesús. La posada termina en fiesta, cena y baile, canto de villancicos y todo muy animado. Consiste en pedir posada, canciones versificadas donde se entablan diálogos y también consiste en romper una "piñata". Se representan escenas navideñas, se celebra la Santa Misa, y se encienden luces de bengalas, cohetes, piñatas y villancicos. No habrá posada si en la casa no hay armonía, color, luz, alegría, comida, fiesta y sobre todo si no se han preparado deliciosos manjares, un buen ponche de frutas, elaborado con canela, cañas, tejocotes, pasas, ciruelas, cáscara de naranja, frutas y azúcar, todo ello hervido en agua durante unos cuarenta y cinco minutos, el sabor de la manzana y la guayaba le dan el gusto apropiado de un buen ponche que todos degustan con algarabía de fiesta navideña.

En el siglo XVIII la celebración tomó más fuerza realizándose en vez de la iglesia, en los barrios, en casas particulares, en escuelas y plazas y además de villancicos y pastorelas, los cantos ahora son más populares. Pero lo verdaderamente importante es el dale dale dale: la piñata. Una piñata suele ser una obra de arte, hecha con barro y papel. Los artistas de la piñata son los propios mexicanos que poseen el don de crear, su artesanía es una riqueza de luz y color sin igual.

La piñata, aunque su origen se cree que es chino, se usa y caracteriza en México, especialmente, dicen que fue Marco Polo el que llevó la costumbre a Europa y luego luego a América, especialmente a México, Guatemala, Colombia, donde es tradición romper una piñata también en los cumpleaños, aniversarios etc. En Navidad debe de hacerse en forma de estrella con siete picos, cada pico se considera que es un pecado capital y todos los dulces y las frutas que de ella saldrán al romperla, son el símbolo de las bendiciones que recibe todo aquel que participa en su ruptura. Los pecados capitales son siete: soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza.

Todo tiene su misterio y significado, la piñata se ha de romper con un palo, que ostenta la fortaleza y la fuerza divinas. El que la rompe representa la fe. Se vendan los ojos, esto simboliza la fe ciega en Dios, y los palos se dan a ciegas hasta que se logra atinarle y romperla entre los voceríos de la gente. Cuando se rompe caen por el suelo y vuelan por el aire los dulces, las frutas de que estaba rellena, esta delicia de todos es como la recompensa y el don hermoso de vencer los pecados y las ofensas cometidas durante el año, de esta manera se fortalece la humildad, la pobreza, la generosidad, la paciencia, la caridad, la templanza y la diligencia . 

En cada región de México el pedir posada se hace de distinta manera, lo que sí me llama la atención es que siempre se pide posada en verso, los que cantan desde afuera y los que responden desde adentro. Versos que se repiten y que están vivos durante este tiempo y saben de memoria tanto los mayores como los niños que los van aprendiendo para seguir las tradiciones.

Bien podríamos decir que la posada se parece a una procesión que la encabezan dos personas vestidas con los trajes que personifican a José y a María, un burro y luego los peregrinos que siguen con velas o faroles encendidos, cantan letanías hasta llegar a la puerta donde se pide la posada y ahí empiezan los versos, después de los cantos se abre la puerta y se les da posada con gran alboroto, se prenden luces, empiezan los cohetes y se rompe la piñata con los ojos vendados y todo se termina con el ponche.

No he vivido ninguna navidad en México, pero así me la han contado amigos de Puebla, Jalisco, Michoacán, Oaxaca, etc. Una fiesta muy típica de convivencia, amor, dedicación, entrega, arte y todo lo que representa la fe, la historia, la religión, la inigualable magia de México. Romper la piñata, tiene que ser un acto especial, el quehacer artesano al rellenarla de dulces, cacahuates, tejocotes, frutas... ¡Cuanta ilusión! Sé que la posada también va acompañada de convivencia, de una cena a la mexicana con tacos, tamales, chocolates, buñuelos, mole, atole... Y no puede faltar la música, los fuegos de artificio, las velas encendidas y las sonrisas entrañables de los niños que son los que, al fin y al cabo, hacen posible una perfecta Navidad.

¡Felices Fiestas México! Y para todos aquellos que compartan estas páginas, para todos mi cariño y buenos deseos de paz, amor, salud, trabajo y fraternidad... Aleluya.

Comentarios

22 Dec , 17
Las posadas navideñas una tradición a rescatar Excelente, he estado leyendo sobre las tradiciones navideñas mexicanas, las posadas tienen un contexto socio-histórico por excelencia, donde se mezcla lo mágico-religioso con lo social, y todos los involucrados juegan un papel muy importante, considero que es una tradición muy bonita que vale la pena rescatar y mantener en el tiempo. Aquí les dejo un enlace donde hablan un poco más sobre el rescate de las posadas navideñas  http://bit.ly/2zcCxBe  Saludos a todos!

9 Dec , 16
testimonio de préstamo
Hola Señor / Señora 
Pronto Navidad y usted va a necesitar financiamiento para unas buenas vacaciones con sus hijos. Después de 25 de diciembre de 2016, tienes que extender los mejores deseos para la realización de diversos proyectos. Necesita financiación para lograr la realización del proyecto. 
Usted está marcado, banca restricciones y no tienes el favor de los bancos o mejor usted tiene un proyecto y necesita financiación, un mal expediente de crédito o necesita dinero para pagar cuentas, Fondo para invertir en las empresas. Te lo digo que es tiempo de tener la sonrisa en mi cara ya que me encontré con la Sra. Maria siendo el Director dentro de su servicio que me permitió completar mi sueño. así que le pido amablemente a hacer contacto con ella para las necesidades de su préstamo: rossini.rita.maria39@gmail.com
Gracias

7 Jan , 16
LAS NUEVE POSADAS Interesante artículo. Nos ha descubierto algo curioso que la mayoría no conocíamos.  

5 Jan , 16
El que empieza por el rito es El que empieza por el rito es mío. Soy May  

5 Jan , 16
Es un rito muy emocionante. Es un rito muy emocionante. Yo lo conocía por las telenovelas, pero ahora explicado por tí toma verdadero cuerpo. Lo de los aztecas me ha parecido fascinante. Un abrazo y siguenos ilustrando.

5 Jan , 16
Las posadas Hoy, con tu bien documentado reportaje cualquier duda que tuviera sobre las costumbres de la Navidad en México me las has resuelto, Julie, siempre amaparada en tu conocimiento directo y tu buen hacer como escritora. Decirte que cuando niña, tras la cena de la Noche Buena, siempre nos esperaba la enorme ilusión de romper la piñata. Mi padre cuando regresó de México nos hizo partícipe de ilusionante costumbre. Nuestra piñata no era la "reglamentaria", sino una basija de barro cubierta completamente de numerosísimas tiritas de papel de seda de todos los colores... Muchísimas gracias como siempre por compartir tus "Magias de México" con nosotros. Gran abrazo, amiga. Isabel F. Bernaldo de Quirós

5 Jan , 16
Muy interesante. Tampoco Muy interesante. Tampoco conocia las posadas ni el significado de la famosas posadas. Gracias Julie, y prospero año nuevo. Isabel

5 Jan , 16
¡Qué curioso! No conocía esta costumbre de las posadas y tampoco todo lo que hay alrededor de romper la piñata :) ¡Me ha parecido muy interesante! Gracias por hacernos un poco más sabios, Julie ;) 
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Insert Flickr images: [flickr-photo:id=230452326,size=s] or [flickr-photoset:id=72157594262419167,size=m].
  • Email addresses will be obfuscated in the page source to reduce the chances of being harvested by spammers.

Más información sobre opciones de formato

ESTE MES:
Mario Daniel Villagra

Nació en 1987. Docente , periodista e investigador. Editó El barrio del tambor, la marca negra en el bicentenario (dos ediciones); Agmer. Un gremio escuela; Poemas del Principiante . Salió en Antología Poética de Juan Laurentino Ortiz (Arg.) y en la Revista Digital Literatura y Poesía, de México. Productor de la serie audiovisual Su móvil, nuestro móvil.

OTROS VIAJEROS:
Giorgiana Martínezgarnelo y Calvo
Julie Sopetrán
Sonia Ibáñez y Kevin S. Fox
Sarah Y. Richards
Karina Claramunt
Kristina Velfu
Alfonso Suárez Pecero
Helena Rodríguez Calatrava
Adriana C. Briceño
Pilar Sierra
Victoria Rodríguez Insa
Gabriela Mazzuchino
Gloria Lisbeth Graterol
Greta Campo
Mónica Otero
Adan Nieto
Roberto
Nacho Masián
Emi Arias e I.L.F.
Manuel Mestre y Beatriz Bañón
Paco Gómez Nadal
Elizabeth Guevara
Alfredo Arnulfo
Luis Arenas
Mirelis Morales
Patricia Guerrero
Karen Ulloa León
Bernardo Gutiérrez
Cristina Zabalaga
Magdalena Gorosito
Alejandro Blanco
Natalia Fares
Fernando Álvarez
Nicolás Villamizar

Ellos nos han regalado la experiencia de sus viajes ¡Gracias!