cine

El 05/09

EL ÚLTIMO TRAJE

Pablo Solarz

Sin votos aún
  • Para más información: www.casamerica.es/cine/el-ultimo-traje
  • Para más información: www.casamerica.es/cine/el-ultimo-traje
  • Para más información: www.casamerica.es/cine/el-ultimo-traje
  • Para más información: www.casamerica.es/cine/el-ultimo-traje
  • Para más información: www.casamerica.es/cine/el-ultimo-traje
  • Para más información: www.casamerica.es/cine/el-ultimo-traje
  • Para más información: www.casamerica.es/cine/el-ultimo-traje
  • Para más información: www.casamerica.es/cine/el-ultimo-traje
  • Para más información: www.casamerica.es/cine/el-ultimo-traje
  • Para más información: www.casamerica.es/cine/el-ultimo-traje
  • Para más información: www.casamerica.es/cine/el-ultimo-traje
  • Para más información: www.casamerica.es/cine/el-ultimo-traje
  • Para más información: www.casamerica.es/cine/el-ultimo-traje
  • Para más información: www.casamerica.es/cine/el-ultimo-traje

Proyección de El último traje, de Pablo Solarz. La actividad se enmarca en los actos programados en torno al Día Europeo de la Cultura Judía, que este año tiene como temática principal el storytelling.

España-Argentina, 2017 / 86’ (+12).

Dirección: Pablo Solarz.
Intérpretes principales: Miguel Ángel Solá, Ángela Molina, Martín Piroyansky, Julia Beerhold, Natalia Verbeke, Olga Boladz.
Sinopsis: Abraham Bursztein, un sastre judío de ochenta y ocho años, huye de Buenos Aires rumbo a Polonia, donde se propone encontrar a un amigo que lo salvó de una muerte segura en el final de la ocupación nazi. Contra todo pronóstico, y después de más de siete décadas sin tener ningún contacto con él, intentará encontrar a su viejo amigo y cumplir su promesa de volver un día y contarle la vida que vivió gracias a él. El último traje es la historia de una amistad sin límites, una roadmovie del emotivo viaje que Abraham tendrá hacer para llegar a Polonia desde Argentina cruzando media Europa, con la ayuda de algunos personajes que cambiarán su manera de ver el mundo. Sentimientos y humor se entrelazan a lo largo de los encuentros y reencuentros que tejen esta película

Fecha: 5 de septiembre de 2018.
Hora: 19.00.
Lugar: cine Casa de América. Sala Iberia.

2349 Logo Iberia

 

Aforo: 90 localidades.
Entrada libre hasta completar aforo.

4532 Casa de América

4966 Centro Sefarad Israel

Dirección: Pablo Solarz.
Producción: Zampa Audiovisual, Tornasol Films, Hernández y Fernández PC, Rescate Producciones AIE (España).
Coproducción: Haddock Films, Patagonik Film Group (Argentina).
Productores: Mariela Besuievsky, Gerardo Herrero, Antonio Saura.
Coproductores: Julia Di Veroli, Juan Pablo Galli, Vanessa Ragone, Juan Vera.
Productor ejecutivo: Juan Lovece Guión Pablo Solarz.
Fotografía: Juan Carlos Gómez.
Dirección de arte: Federico García Cambero.
Montaje: Antonio Frutos.
Sonido: Eduardo Esquide.
Música original: Federico Jusid.
Intérpretes principales: Miguel Ángel Solá, Ángela Molina, Martín Piroyansky, Julia Beerhold, Natalia Verbeke y Olga Boladz.

Pablo Solarz (Argentina, 1969) es guionista y director. Es egresado de la Escuela de Teatro de Buenos Aires, de Raúl Serrano. Se desempeñó como director de teatro en Argentina y México, donde realizó una gira nacional con su montaje El enfermo imaginario, de Molière. Es guionista de destacados títulos de la filmografía argentina: Historias mínimas (2000/Carlos Sorín); Quién dice que es fácil (2006/Juan Taratuto); El frasco (2008/Alberto Lecchi); Un novio para mi mujer (2008) y Me casé con un boludo (2016), ambas de Juan Taratuto. Ha escrito y dirigido los largometrajes Juntos para siempre (2010) y El último traje (2017), historia basada en la vida de su abuelo, un judío polaco que se vio obligado a exiliarse en Argentina durante el nazismo. En 2011 Solarz fue reconocido con el Premio Konex de guión cinematográfico. Desde 1998 coordina talleres de escritura de guión y se desempeña como consultor de guiones en distintos laboratorios de desarrollo en Colombia, México y Argentina.

Crecí sintiendo que mi vida estaba de alguna manera marcada por lo que había pasado en Polonia. Intenté preguntar más pero sólo obtenía respuestas generales. De los detalles, de los nombres, de las caras, de los familiares que se habían quedado y habían muerto allí, de los que no se habían ido y fueron gasificados, en fin, de la historia, nunca se habló. Ni tampoco de los que habían logrado sobrevivir al Holocausto. Escribí, en los últimos diez años, seis o siete versiones diferentes de la historia. Quise filmarla para “llenar” de voces, de música, de imágenes, el silencio cargado de dolor, de odio, de espanto, con el que me tocó crecer, y para hacerme algunas preguntas sobre lo que pasó, entender tanta frialdad, tanta dificultad para lidiar con las emociones.