cine

GANGS OF NEW YORK

Sin votos aún

24/02/2014. Proyección de la película Gangs of New York, de Martin Scorsese, dentro del ciclo 'Las migraciones en el cine', que en esta ocasión estuvo dedicado a la 'Identidad nacional'. Presentó el filme Luz Arroyo, profesora de Historia de los Estados Unidos de la UNED.

Estados Unidos-Italia, 2002 / 165’ (+18)
V.O.S.

Dirección: Martin Scorsese.
Intérpretes: Leonardo DiCaprio, Daniel Day-Lewis, Cameron Díaz, Jim Broadbent, John C. Reilly, Henry Thomas, Liam Neeson, Brendan Gleeson, Gary Lewis, Stephen Graham.

Sinopsis: Nueva York, 1863. Antes de que la ciudad se convirtiera en lo que es hoy día -una urbe opulenta y poderosa, receptora de los sueños de millones de personas-, Nueva York era un lugar muy diferente: una ciudad joven, donde los anhelos por una vida mejor arraigaban en calles repletas de caos y delincuencia. Mientras la supervivencia de la Nación se ponía en juego más al sur, en los campos de batalla de la Guerra Civil, aquí nacía un vasto y peligroso submundo criminal.

Ciclo 'Las migraciones en el cine'

Este ciclo tiene como objetivo mostrar, analizar y divulgar el tratamiento de los movimientos migratorios a través del cine. No en vano es una de las artes que mejor refleja el fenómeno migratorio, que ha sido tratado desde ángulos diferentes: motivaciones,  aspiraciones  comportamientos y especificidades de los seres humanos... Todo tiene cabida en el séptimo arte.

Así pues, con el objetivo de abrir un espacio de análisis y debate sobre la migración, Casa de América presenta el ciclo 'Las migraciones en el cine', en el que se exhibirán notables películas que tratan el fenómeno de la migración, desde diversos puntos de vista y temáticas, como son la identidad nacional, la frontera Estados Unidos/México, las migraciones económicas, las relaciones personales y el mestizaje.

Durante el ciclo se exhibieron 10 películas que serán presentadas por expertos en el tema, y se proyectarán el último lunes de cada mes.

 

1849

 

 

 

 

Colabora:

1850

1851

 

 

 

 

 

Dirección: Martin Scorsese.
Producción: Initial Entertainment Group, INC., Alberto Grimaldi Productions.
Productores: Alberto Grimaldi, Harvey Weinstein.
Coproductores: Joe Reidy, Laura Fattori.
Productores ejecutivos: Michael Ovitz, Bob Weinstein, Rick Yorn, Michael Hausman, Maurizio Grimaldi, Barbara Phillips Marco.
Coproductores ejecutivos: Graham King, Rick Schwartz, Colin Vaines.
Productor asociado: Gerry Robert Byrne.
Guión: Jay Cocks, Steven Zailian, Kenneth Lonergan, sobre una idea original de Jay Cocks.
Fotografía: Michael Ballhaus, ASC.
Dirección artística: Alessandro Alberti, Maria Teresa Barbasso, Dimitri Capuani, Stefano Ortolani, Nazzareno Piana, Luca Tranchino.
Montaje: Thelma Schoonmaker.
Música: Howard Shore.
Intérpretes: Leonardo DiCaprio, Daniel Day-Lewis, Cameron Díaz, Jim Broadbent, John C. Reilly, Henry Thomas, Liam Neeson, Brendan Gleeson, Gary Lewis, Gary Lewis, Stephen Graham.

Martin Scorsese (Queens, Nueva York, Estados Unidos, 1942).

Director, guionista y productor de cine y televisión. Es uno de los cineastas más importantes de sus generación, y se encuentra entre los más prominentes e influyentes de la industria cinematográfica a nivel mundial.

Martin Scorsese es ganador de dos Oscar a la mejor película y al mejor director (Infiltrados), tres Globos de Oro al mejor director (Gangs of New York, Infiltrados y La invención de Hugo), dos premios BAFTA, al mejor guión adaptado y al mejor director (Uno de los nuestros), un Primetime Emmy a la mejor serie dramática (Boardwalk Empire), y un premio del gremio de directores de los Estados Unidos. Entre los premios honoríficos ostenta la Legión de Honor francesa (1987), el Premio Cecil B. DeMille, el León de Oro en la Muestra de Venecia y el BAFTA, estos dos últimos en 2011.

Ha dirigido notables películas como Malas calles, Taxi Driver (Palma de Oro/Cannes), Toro salvaje, After Hours (Premio al Mejor Director/Cannes), La última tentación de Cristo, Uno de los nuestros (León de Plata al Mejor Director/Venecia), La edad de la inocencia, Gangs of New York, El aviador, Infiltrados, así como la taquillera Shutter Island, en 2010.

También tiene en su haber documentales como No Direction Home: Bob Dylan y Elia Kazan: A Letter to Elia (ambos galardonados con el Premio Peabody), Un viaje personal con Martin Scorsese através del cine americano (proyecto llevado a cabo para celebrar el centenario del cine); Mi viaje a Italia; Public Speaking (con el escritor Fran Lebowitz), y el documental para HBO George Harrison: Living in the MaterialWorld.

Es el productor ejecutivo de la serie Boardwalk Empire, de la que dirigió el capítulo piloto.

En 2011 dirigió La invención de Hugo, adaptación a la gran pantalla del libro infantil de Brian Selznick, por la que ganó el Globo de Oro al mejor director y fue nominado al Oscar en esta misma categoría.

En 2013 estrena su último largometraje El lobo de Wall Street, con cinco nominaciones a los premios Oscar, entre ellas la de mejor película y mejor director.

Martin Scorsese es uno de los fundadores de la Film Foundation, entidad que promueve la restauración de películas por parte de archivos y estudios. En 1992, él mismo creó Martin Scorsese Presents, una compañía dedicada a la restauración y distribución de películas clásicas.

Nueva York, 1863. Antes de que la ciudad se convirtiera en lo que es hoy día -una urbe opulenta y poderosa, receptora de los sueños de millones de personas-, Nueva York era un lugar muy diferente: una ciudad joven, donde los anhelos por una vida mejor arraigaban en calles repletas de caos y delincuencia. Mientras la supervivencia de la Nación se ponía en juego más al sur, en los campos de batalla de la Guerra Civil, aquí nacía un vasto y peligroso submundo criminal.

Eran las primeras bandas de Nueva York, un universo de pandillas y organizaciones cuyas brutales actividades delictivas (extorsión, falsificación, estafa, juego ilegal, chantaje y asesinato) fueron legendarias. Grupos cuya cultura de la corrupción amenazó la supervivencia misma de la clase trabajadora americana.

En esta ciudad en ciernes, corrían tiempos inmisericordes, de intolerancia y de miedo. Pero también fueron tiempos de gallardía, ya que aquellos a los que se empujó hasta el abismo se volvieron y lucharon por el futuro de las generaciones venideras.

El director Martin Scorsese lleva a la pantalla el drama épico de los orígenes de América, mediante una historia que describe a la perfección una era repleta de conflictos. Conflictos que forjaron la esencia y el carácter de los americanos. Con este bravo e indomable nuevo mundo como fondo se desarrolla una historia sobre un muchacho huérfano en busca de honor, venganza y el valor necesario para reconducir su vida.

 Desde mi más tierna infancia en el bajo Manhattan, he escuchado las historias del viejo Nueva York. Cada día, mientras exploraba las calles del vecindario, descubría poco a poco vestigios de ese extraordinario y relativamente desconocido período de la historia de nuestra ciudad y nuestro país. La década de 1860 está plagada de historias increíbles que tienen como protagonista a la clase trabajadora; sobre las oleadas de inmigrantes que se hacinaban en las atestadas calles y pasajes; sobre los políticos corruptos hasta la médula; y también acerca de leyendas sobre el mundo del hampa, siempre luchando por controlarlo todo. Son historias sobre la forja de América y todo por lo que este joven país tuvo que pasar. Estas historias son nuestras raíces. (Martin Scorsese)

(...) Scorsese ve en ese choque entre lo nuevo y lo viejo uno de los primeros desafíos a los que América se tuvo que enfrentar para convertirse en lo que es hoy. ¿Debía haber total libertad de entrada para aquellos que quisieran inmigrar al país?

¿Cuál fue si no la máxima característica de este país al convertirse en una nación compuesta por gentes de otros lugares? ¿Se podía integrar a los inmigrantes? ¿Podían convertirse en americanos? ¿O por el contrario, se impondrían la xenofobia y la intolerancia?

“Fue una época extraordinaria para las clases trabajadoras y el mundo del hampa”, asegura Scorsese, “un tiempo en el que la sociedad estaba dividida en tribus, y esas tribus se hallaban en guerra las unas con las otras. Pero, al contrario que las organizaciones criminales de la América de hoy, tenían una cierta orientación política.”

Scorsese repasa la fina base histórica sobre la que plantearon su relato: “La primera gran oleada migratoria que llegó a Nueva York en masa provenía de Irlanda, procedente de un país sumido en lo que se conoció como la ‘hambruna de la patata’. Esa primera oleada llegó entre 1840 y 1870. En el punto más álgido de este movimiento migratorio, el número semanal de irlandeses que desembarcaban en el puerto de Nueva York era de 15,000 personas. Obviamente llegaban sin empleo, sin dinero, y algunos ni siquiera dominaban la lengua local, ya que hablaban gaélico. Los “nativistas”, de origen inglés, galés u holandés, despreciaban a estos recién llegados ya que ellos se consideraban los verdaderos americanos.” (...)