cine

MEMORIAS DEL SUBDESARROLLO

Tomás Gutiérrez-Alea

Sin votos aún

Proyección de Memorias del subdesarrollo, de Tomás Gutiérrez-Alea.

Con más autenticidad que Antonioni por esa misma época, con un estilo de gran refinamiento plástico y una absoluta libertad narrativa, Alea nos muestra la soledad y el desamparo de aquellos que deciden permanecer al margen de la historia”.
Louis Marcorelles (Le Monde)

Presentación de la copia remasterizada de la película, a cargo de José Luis Rebordinos, ensayista, crítico cinematográfico y director del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

La copia remasterizada de Memorias del subdesarrollo se verá por primera vez en España, en exclusiva en la Casa de América.

La remasterización de esta obra mayor del cine contemporáneo ha sido financiada por The Film Foundation’s World Cinema Project, y ha contado con la colaboración del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC), Les Films du Camélia (Francia) y la Cineteca di Bologna, que se encargó de la restauración en los laboratorios L’Immagine Ritrovata (Italia).

En 2016, Memorias del subdesarrollo fue exhibida en Cannes Classics, sección del Festival de Cannes creada en 2004 dedicada a presentar películas de grandes directores internacionales en copias restauradas, lo que permite redescubrir los grandes clásicos del cine universal.

Memorias del subdesarrollo se exhibió también en la sala del Getty Research Institute en Los Ángeles dentro del programa “Art on Screen” con la presencia de su montador Nelson Rodríguez y su actriz Daysi Granados. Memorias del subdesarrollo forma parte, además, de la colección permanente del programa de Historia Oral y Visual de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias (Hollywood).

Memorias del subdesarrollo fue la primera película exhibida en los Estados Unidos después del triunfo de la Revolución cubana.

Cuba, 1968 / 96 (TP)

Dirección: Tomás Gutiérrez-Alea.
Intérpretes principales Sergio Corrieri, Daysi Granados, Eslinda Núñez, Gilda Hernández, René de la Cruz, Omar Valdés, Yolanda Farr.
Sinopsis: Cuba, 1962. Memorias del subdesarrollo se adentra en la historia de Sergio, un burgués intelectual que decide quedarse en Cuba cuando su familia se marcha al exilio en los Estados Unidos. Su inconsistencia ideológica lo mantiene como simple espectador de una sociedad convulsa. Se queda para observar, al margen de cualquier participación, los acontecimientos de la nueva realidad con una actitud irónica y crítica frente a estos. Perdido su antiguo mundo y ajeno a los grandes cambios de su entorno, atrapado, Sergio se siente bloqueado entre un pasado al que se niega y las transformaciones que no puede seguir.

Fecha: 20 de noviembre de 2018.
Hora: 19.00.
Lugar: cine Casa de América. Sala Iberia.

2349 Logo Iberia

Aforo: 90 localidades.
Entrada libre hasta completar aforo. 

4532 Casa de América

 

 

Dirección: Tomás Gutiérrez-Alea.
Producción: ICAIC
Productor: Miguel Mendoza
Guion: Tomás Gutiérrez-Alea y Edmundo Desnoes. Basado en la novela homónima de Edmundo Desnoes
Fotografía: Ramón F. Suárez
Decorados: Julio Matilla
Montaje: Nelson Rodríguez
Sonido: Eugenio Vesa, Carlos Fernández, Germinal Hernández
Música: Leo Brouwer
Intérpretes principales: Sergio Corrieri, Daysi Granados, Eslinda Núñez, Gilda Hernández, René de la Cruz, Omar Valdés, Yolanda Farr

Tomás Gutiérrez Alea (La Habana, 1928 - La Habana, 1996, Cuba)

Tomás Gutiérrez-Alea es sin lugar a duda uno de los grandes cineastas del cine contemporáneo; un intelectual imprescindible del siglo XX. Por la vigencia e incuestionables aportes a la cinematografía universal, su obra e ideario teórico es objeto de revisión permanente a través de retrospectivas, seminarios y ensayos críticos, entre otros.

Director, guionista y teórico. Se licenció en Derecho por la Universidad de La Habana. Durante sus estudios cae en sus manos una cámara de 8 mm y filma dos cortos amateurs: La caperucita roja (1947) y El faquir (1947). En 1950 colabora en la fundación de la Sociedad Cultural Nuestro Tiempo y escribe para la revista estudiantil Saeta. En ese mismo año realiza en 8 mm, junto a Néstor Almendros, el cortometraje Una confusión cotidiana sobre un relato de Franz Kafka.

En 1951 se gradúa de abogado, y viaja a Italia para estudiar dirección de cine en el Centro Sperimentale di Cinematografia de Roma. Allí coincide con el también cineasta y teórico cubano Julio García Espinosa. En 1953 presenta el corto Il sogno di Giovanni Bassain, su trabajo de tesis.

En 1955 colabora en la dirección del documental de Julio García Espinosa, El Mégano (1955). El material describe las condiciones de vida de los carboneros de la Ciénaga de Zapata, y un día después de ser estrenado es confiscado por el Buró de Represión de Actividades Comunistas del gobierno de Fulgencio Batista.

En 1956 comienza a trabajar como guionista en Cine Revista, productora de publicidad cinematográfica impulsada por el productor mexicano Manuel Barbachano Ponce junto al empresario cubano Roberto Guastella. Se producían semanalmente cortos de diez minutos donde se mezclaban pequeños reportajes sobre la realidad cubana, chistes escenificados por actores y anuncios comerciales. Muy pronto Gutiérrez-Alea es contratado como director técnico de la producción. De ese período sobresale La toma de La Habana por los ingleses, pequeño documental basado en grabados de la época. Por otro lado, el manejo de situaciones humorísticas prefigura el uso desenfadado de uno de los recursos mejor valorados en su futura obra: el humor. Este interés por darle un vuelo estético al “choteo” cubano lo pone de manifiesto también con la publicación de dibujos satíricos en las revistas Carteles, Actualidad y Criolla.

En 1959 organiza, junto a Julio García Espinosa, la sección de cine de la Dirección de Cultura del Ejército Rebelde, y forma parte del grupo de fundadores del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC). Con la colaboración de García Espinosa realiza el documental Esta tierra nuestra (1959). En 1960 estrena su primer largometraje, Historias de la Revolución, considerado el primer filme de ficción producido por el ICAIC, y que a través de tres episodios se aproxima a tres momentos de la lucha contra la dictadura de Batista. La película obtiene el premio de la Unión de Escritores de la URSS en el Festival de Moscú. Ese mismo año filma Asamblea general, documental que registra la histórica concentración popular del 2 de diciembre de 1960, en la que se da a conocer la Primera Declaración de La Habana. Posteriormente participa como corresponsal de guerra durante la batalla de Playa Girón, y como consecuencia de ello sale a la luz Muerte al invasor (1961), un reportaje sobre la frustrada invasión, codirigido con Santiago Álvarez. 

En 1962, a partir de la novela satírica de los rusos Ilf y Petrov, realiza Las doce sillas, divertida comedia donde recontextualiza el argumento de la obra literaria. En 1964 retorna a otra fuente literaria para adaptar la novela Los gobernadores del rocío, del escritor haitiano Jacques Roumain, y realizar Cumbite, una especie de Romeo y Julieta en Haití. La cinta obtiene la Medalla de Plata en el Festival de York, Irlanda. En 1966 rueda La muerte de un burócrata, una de sus más agudas y celebradas comedias que aborda el tema de la burocracia, y que obtiene el Premio Especial del Jurado en Karlovy Vary, Checoslovaquia. En ese mismo año concibe el argumento de otra comedia, Papeles son papeles de Fausto Canel.

En 1968 realiza Memorias del subdesarrollo, basada en la novela homónima de Edmundo Desnoes. Considerada la mejor película cubana de todos los tiempos, obtuvo innumerables reconocimientos internacionales, entre ellos: Premio Extraordinario del Jurado de Autores, Premio FIPRESCI y Premio Federación Internacional de Cine Clubes en Karlovy Vary. Recibe, además, el Premio Rosenthal de la Asociación Nacional de Críticos Cinematográficos de los Estados Unidos, Nueva York (1973), y es seleccionada por The New York Times como uno de los diez mejores filmes exhibidos durante el año en los Estados Unidos. (Memorias es la primera película cubana exhibida en los Estados Unidos después del triunfo de la Revolución). En 1978 la revista especializada Take One (Canadá) auspicia una encuesta para elegir las cintas más destacadas del llamado Tercer Mundo, donde Memorias ocupa el primer lugar. Asimismo, la Federación Internacional de Cine Clubes la sitúa en el lugar 88 en su lista de las 150 mejores películas de todos los tiempos. 

En 1972 estrena Una pelea cubana contra los demonios, a partir de las investigaciones del etnólogo y ensayista Fernando Ortiz en torno a incidentes reales ocurridos en el siglo diecisiete en la villa de Remedios. En 1976 culmina La última cena, nueva aproximación al pasado colonial, esta vez sobre una anécdota del historiador Manuel Moreno Fraginals en su monumental libro El ingenio. La película recibe numerosos premios: Hugo de Oro en el Festival de Chicago y Colón de Oro en el Festival de Huelva. En 1978, con Los sobrevivientes, regresa al tono humorístico, aunque en clave reflexiva a partir del cuento de Antonio Benítez Rojo Estatuas sepultadas. En la década del ochenta apenas filma dos películas: Hasta cierto punto (1983) que obtiene el Gran Premio Coral en el Festival de La Habana y el Premio Especial del Jurado en el Festival de Biarritz y Cartas del parque (1988), que forma parte de la serie Amores difíciles, conformada por seis películas basadas en historias del escritor Gabriel García Márquez.

En 1993 realiza, en codirección con Juan Carlos Tabío, la más aclamada de todas sus películas: Fresa y chocolate, basada en el laureado cuento de Senel Paz, El lobo, el bosque y el hombre nuevo, que se convierte en la película cubana más premiada internacionalmente. Obtuvo el Oso de Plata en el Festival de Berlín y es la primera y única película cubana hasta la fecha, en ser nominada al Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Obtuvo también el premio Goya a la mejor película extranjera de habla hispana. Guantanamera (1995), que codirige nuevamente con Juan Carlos Tabío sobre un guion del escritor Eliseo Alberto, es su último largometraje, recibió el segundo Premio Coral en el Festival de la Habana. 

De su trabajo teórico sobresale, Dialéctica del espectador (1982), un conjunto de ensayos que reflexionan acerca de la creación cinematográfica y el espectador, particularmente en un contexto de grandes transformaciones sociales y políticas. Algunos capítulos son: Cine "popular" y cine popular; El espectador contemplativo y el espectador activo; Identificación y distanciamiento. Aristóteles y Brecht y Enajenación y desenajenación. Eisenstein y Brecht

Gutiérrez-Alea impartió seminarios y dictó conferencias en varios países. En 1989 participa como asesor en los talleres de realización del Sundance Institute en los Estados Unidos. Fue miembro fundador de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), y recibió numerosas distinciones y reconocimientos como la categoría docente de Profesor Titular Adjunto en el Instituto Superior de Arte y la Orden Félix Varela de Primer Grado otorgada por el Consejo de Estado de la República de Cuba. 

Biofilmografía comentada por Juan Antonio García Borrero, investigador y ensayista sobre cine cubano y en particular sobre la obra teórica y fílmica de Gutiérrez Alea, a cuyo estudio ha dedicado publicaciones y numerosos ensayos.
 

(Renteria, Guipúzcoa, España, 1961)

Ensayista y crítico cinematográfico. Director del Festival Internacional de Cine de San Sebastián.

Licenciado en Pedagogía Especial, ha sido director de la Unidad de Cine de Donostia Kultura (1989 -2010), director de la Semana de Cine Fantástico y de Terror (1990- 2010) y del Festival de Cine y Derechos Humanos (2003- 2010), ambos en San Sebastián. Asimismo, ha dirigido la colección de libros Nosferatu (1989-2010). Es coautor de diferentes libros sobre cineastas vascos como Elías Querejeta, Montxo Armendáriz, Antxon Eceiza, Julio Medem, Javier Aguirresarobe, entre otros, así como sobre cine asiático (Shinya Tsukamoto, poeta y guerrillero del cinematógrafo) o ensayos sobre diversos temas (El dolor. Los nervios culturales del sufrimiento o Breve historia del cortometraje vasco). En 2011 es nombrado director del Festival de San Sebastián, del cual formó parte de su Comité de Dirección durante los quince años anteriores. En 2015 el Consejo de Ministros le concedió la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes. Desde 2013 es curador de la sección de cine fantástico BWip (Blood Window Market) de Ventana Sur (INCAA-Marché du Films). Es miembro de la Academia Europea de Cine (EFA - European Film Academy).